Como calcular el precio de venta si quieres emprender

De   Carlos Mora Vanegas  •  hace un año  •  En Marketing,

oan Ventura

Saber cómo calcular el precio de venta de tus productos o servicios de una forma correcta es fundamental para la viabilidad de tu futuro negocio. Estás inmerso en tu plan de marketing y te vas a enfrentar a uno de los aspectos más importantes a tratar como emprendedor. En este post voy a tratar de simplificarte al máximo esta tarea y que lo sepas hacer de una forma adecuada. Vamos a ello.

Cómo calcular el precio de venta si quieres emprender será una de las preguntas claves que te harás en algún momento. Existen muchos malentendidos al respecto y vale la pena que lo tengas claro des del principio antes de que empieces a establecer tus precios.

Voy a tratar de simplificarlo al máximo porque lo que me interesa es que lo entiendas rápido y lo sepas aplicar de forma ágil pero sin errores de bulto.

Mi punto de vista es que, como emprendedor, es importante que domines las diferentes áreas que comprenden una empresa de una forma más bien genérica. ¿Que quiero decir con esto? Pues que, aunque seas experto en una temática concreta, adquieras conocimientos económico-financieros, de marketing, producción, gestión, dirección de recursos humanos y jurídico-fiscales. Es decir, que asimiles una concepción clara global de lo que significa tener empresa.

Por consiguiente, que sepas establecer una política de precios, forma parte de la adquisición de estas competencias. No hace falta que estudies una carrera universitaria para ello pero si que alcances unos conceptos generales muy claros.

¿Qué conceptos deben englobar tus precios?

A la hora de plantearte cuanto quieres cobrar a tus clientes deberás tener en cuenta 2 tipos de variables que determinarán el precio final de tu producto o servicio.

Las variables internas de tus precios que engloban los costes directos e indirectos y el margen bruto de beneficio y las variables externas que afectarán a tu política de precios. Es decir, los mercados y la competencia, el tipo de cliente y las zonas donde querrás vender tus productos o servicios.

En este artículo me voy a centrar en cómo calcular el precio de venta a partir de las variables internas. Pero primero deberás tener claro qué son los costes directos e indirectos y el margen bruto.

A groso modo, los costes directos,  son todos aquellos que por lo general tienen una relación directa con la confección de tu producto o servicio. La materia prima que utilices, los operarios que intervengan en la fabricación del producto, las comisiones por venta de tus comerciales, las horas o la energía que inviertas en la confección de tu producto o servicio son claros ejemplos.

Los costes indirectos hacen referencia a los que no guardan una relación directa con la confección de tus productos o servicios y que no pueden ser asignados de forma objetiva y con facilidad a tus productos o servicios. Ejemplos típicos son los costes de personal administrativo, los alquileres, la amortización del inmovilizado, etc.

El margen bruto es el beneficio que obtendrás después de aplicar los costes variables y fijos a tu precio final. Lo denominamos “bruto” porque este beneficio es el resultado antes de impuestos.

Bien. Una vez entendidos estos conceptos vamos a saber cómo calcular el precio de venta a partir de las variables internas.

Cómo calcular el precio de venta si quieres emprender

Supongamos que un producto, una vez aplicados los costes directos y el porcentaje que le toque de los indirectos, tiene un coste total de 100 y queremos añadirle un margen bruto de 20.

Es posible que pienses que el resultado será multiplicar por el 20% el coste total. Es decir que el precio final sería 120.

Esta es una práctica muy común a la hora de aplicar margenes pero totalmente errónea y que puede afectar en gran manera tu cuenta de resultados.

Lo correcto es dividir los 100 por 0,80. El resultado entonces sería 125.

Si lo que quieres es aplicar un 50%, entonces debes dividir los 100 por 0,50 con un resultado final de 200. Muy lejos de los 150 que te saldría si lo hicieses con el método equivocado.

¿Ves la diferencia?

A medida que quieras aplicar márgenes a costes con cifras mayores las diferencias entre la forma correcta y la incorrecta aumentan de forma gradual y significativa.

Está claro que con solo esto no bastará para que establezcas tus precios finales en tu plan de marketing. Las variables externas pueden afectar, y mucho, pero es un buen punto de partida.

 •  Regresar

Carlos Mora Vanegas

Ingeniero-Administrador, Abogado, Doctorado Honoris Causa en Educación, Maestría en Administración:Mención en Mercados y Recursos Humanos, Maestría en Excelencia Educativa.

Ha sido docente en la Universidad Centroamericana (Nicaragua), ITESM (México), Universidad Católica…

Leer más »