los inversionistas de una ‘startup’

De   Carlos Mora Vanegas  •  hace un par de años  •  En Gerencia moderna proactiva,

Renata Sánchez Si de las múltiples opciones para financiar tu emprendimiento tecnológico te interesas por los fondos de capital debes saber que son muy selectivos. Por lo general, suelen especializarse en sectores, tamaños y grado de evolución de empresas, y solo algunas se enfocan en startups por el riesgo que representan, explica Rafael Castillo, director de la Incubadora de Alto Impacto y Aceleradora de Empresas del Tecnológico de Monterrey, Campus Santa Fe. Los fondos buscan obtener rendimientos a 3 ó 4 años. Si revisan 100 proyectos en un año probablemente sólo inviertan en uno o dos proyectos que cumplan con sus expectativas y con quienes lleguen a un acuerdo sobre su participacion como inversionistas. Antes que te preocupes por pulir tu discurso debes tener en cuenta buscan los inversionistas: 1. Madera emprendedora Algunos lo llaman empuje, otros perfil emprendedor, pero los especialistas coinciden en que el equipo es el primer criterio que consideran los inversionistas al momento de evaluar en qué emprendimiento colocar su dinero. Preferirán apostar por una idea mediana pero con un gran equipo, que en una magnífica idea pero un equipo sin empuje. “Se irá con el gran equipo porque sabe que la hará grandiosa o tendrá la capacidad de generar nuevas ideas que significarán nuevas unidades de negocio”, explica Haru Yamasaki, directora del programa de aceleración TechBA. Será más atractivo el proyecto de un equipo integrado por personas optimistas, resilientes, a las que no se les cierra el mundo ante la adversidad, señaló el director de la incubadora de empresas del Tecnológico de Monterrey campus Monterrey, Víctor Melgarejo Zurutuza. Además de la visión de cambio, el equipo debe estar conformado por personas expertas en tecnología o el sector de la startup y tener visión de negocio, a decir del vicepresidente de operaciones internacionales de la aceleradora Plug and Play, Jupe Tan. No debe ser improvisado, sino contar con un método de trabajo, creatividad, y la posibilidad de escalar a una estructura más empresarial. 2. ¿Qué dices que vendes? Lo que buscan los fondos de inversión es una propuesta de valor innovadora con una buena proyección del impacto que tendrán en el mercado. Los emprendedores deben comunicarle claramente que atienden una necesidad de mercado, y que efectivamente se cubre con el producto o servicio que crearon de una forma innovadora en el sector que atiende. “La propuesta debe ser innovadora, que tenga cierta validación inicial, para que el inversionista tenga una idea de lo que el producto va a significar, eso significa que ya deben tener un prototipo, un inversionista difícilmente de capital de riesgo se va a mover cuando una idea es muy temprana”, explica Haru Yamasaki. 3. Tus números primero Para que una empresa sea atractiva para un inversionista los números importan más que el discurso, asegura Víctor Melgarejo del Tec de Monterrey. La tracción es otra forma de demostrar que la startup se ha validado en un mercado real. No todas son cifras de ventas, aunque claro que son vitales, número de usuarios, descargas, el ser líder en el mercado local o algo de ganancia porque así provaron su tecnología y su modelo de negocio. “Nosotros invertimos dependiendo de cuánto y qué tan rápido creemos que la startup tendrá más usuarios, más consumidores y cómo nuestra inversión los ayudará a expandirse internacionalmente, por eso buscamos compañías que tengan algo de tracción”, explicó Jupe Tan de Plug and Play. 4. Claridad total La estrategia es mostrar a los inversionistas futuros que cada peso invertido en una startup de base tecnológica se multiplicará, opinó Alberto González Piñón, encargado de la Dirección del Centro de Incubación de Empresas de Base Tecnológica del Instituto Politécnico Nacional. “No hay que decirles grandes historias, sólo hay que decirles cómo vamos a hacer que su inversión crezca, cómo vamos hacer que su dinero produzca más dinero”, explicó. Como emprendedor se tiene que ser muy claro en qué es lo que se le ofrece al inversionista, las metas que se quieren alcanzar con el monto de inversión que se busca, cómo se reflejará en la productividad o crecimiento de la empresa, apuntó Rafael Castillo. 5. Trato hecho Muchos emprendedores celebran el logro de convencer a un fondo o grupo de inversionistas, sin embargo, es ahí cuando la relación y el verdadero trabajo comienza, pues el invertir no implica meramente dar dinero, sino un involucramiento total en la empresa. Los contactos, la experiencia en gestión, liderazgo, proyecciones de crecimiento, son algunas de las tareas que empujan los inversionistas para cumplir con las metas y los rendimientos que están buscando. Al conocer la información vital de la empresa, como estados financieros o informes de producción el fondo se da cuenta si lo que le dijeron al principio era verdad o mentira. “Muchas veces ahí se quiebran las relaciones, si no existe esa empresa maravillosa que decías que tenías. Si está bien el inversionista comienza a interesarse y hacer proyecciones, establecer esquemas de salida de inversión y planear cuál será la función del fondo de inversión en los años que invierta”, explica Rafael Castillo.

 •  Regresar

Carlos Mora Vanegas

Ingeniero-Administrador, Abogado, Doctorado Honoris Causa en Educación, Maestría en Administración:Mención en Mercados y Recursos Humanos, Maestría en Excelencia Educativa.

Ha sido docente en la Universidad Centroamericana (Nicaragua), ITESM (México), Universidad Católica…

Leer más »