Vive intensamente el presente , simplemente no lo desperdicies

De   Carlos Mora Vanegas  •  hace un par de años  •  En calidad de vida,

Carlos Mora Vanegas Aquel que tiene un porqué para vivir se puede enfrentar a todos los "cómos". Friedrich Nietzsche Siempre agradece la oportunidad que se te da al permitir estar con vida en el presente, por tanto, debes saber aprovecharlo en su totalidad, disfrutarlo y de poder, ayudar a otros que lo hagan, saber compartirlo. Afortunado es todo aquel a quien se le permite estar en el presente con buen estado de salud, a fin de aprovecharlo , no sabemos si es la ultima oportunidad que se nos da de permanecer en esta dimension, por tanto no podemos desperdiciarlo. it.answers.yahoo.com, al respecto opina, que el tiempo es siempre presente y debemos optimizar resultados que favorezcan nuestro crecimiento, que nos hagan felices, que sintamos lo maravilloso que es vivir, siempre dentro de un clima de amor, armonía, paz, y nunca dejar para mañana lo que hoy se puede hacer, puesto nuestra participación es incierta. Por tanto, es necesario vivir intensamente cada minuto que se nos da, dentro de ese compromiso que justifica nuestra razón de ser, como es el espiritual, trabajar para incrementar siempre el número de acciones positivas que generen amor, armonía, felicidad, paz., que nos haga crecer espiritualmente. Acciones que ayuden a nuestros semejantes, especialmente a nuestros afines, encender su llama, iluminar la senda que se transita, no permitiendo que las sombras intervengan y eviten el poder aprovechar intensamente cada minuto de vida que se nos da. Isabel Larraburu, psicóloga clínica y autora de, entre otros títulos, Atención plena. Comenta, que: “Vivir realmente en el presente implica una buena capacidad de tolerar lo incierto y de implementar soluciones a medida que van surgiendo los problemas. No obstante, el miedo a lo incierto nos empuja a prever y ‘solucionar’ problemas hipotéticos futuros cuando aún no tenemos siquiera los postulados. Queremos tenerlo todo listo por si acaso. Por eso el futuro está continuamente nublándonos el presente.” Definitivamente, en el presente que vivimos debemos como senala mejoraemocional.com: Disfrutar las pequeñas cosas. Todos los días, hay algo para disfrutar: el amanecer, la amistad, un abrazo, un llamado telefónico, un chocolate o algo que te parezca delicioso, la naturaleza. Aceptar responsabilidad por lo que hicimos y por lo que no hicimos. Aceptar es querernos, entendernos, darnos cuenta de que no somos perfectos y de que todos los días tenemos cosas para mejorar y cambiar, para sentirnos mejor con nosotros mismos y con quienes nos rodean. Compartir. Darle a alguien algo que precisa, que puede no ser, necesariamente, material (por ejemplo, nuestro tiempo, nuestro consejo o nuestra compañía). Para recursosdeautoayuda.com vivir intensamente el presente, es reconocer nuestras sensaciones y nuestras emociones, evitar que los recuerdos o el miedo al futuro nos paralice y afrontar tanto lo bueno como lo malo que nos sucede. Estar en el ahora no significa renunciar al pasado ni a nuestras ilusiones, sino darnos la oportunidad de saborear el momento y conectar con nosotros mismos y con lo que nos rodea La fuente citada proporciona 3 técnicas para vivir el presente que dene ser tomadas muy en cuenta:: 1) No podemos controlarlo todo Preocuparnos por lo que va a pasar y prevenir los posibles contratiempos que nos podamos encontrar puede sernos útil (por ejemplo, coger un paraguas si vamos de viaje a un país en el que suele llover mucho), y, de hecho, está en la base de nuestra supervivencia como especie. Pero vivir intentando tenerlo siempre controlado es no solo una forma de estar en todo momento agobiados por lo que pueda pasar, sino, además, perseguir un imposible, porque, por mucho que deseemos lo contrario, hay muchas cosas que escapan a nuestro control.“Para ser armoniosos y felices, tendríamos que saber discriminar entre lo controlable y lo no controlable“, explica 2) Aliviar la carga del pasado También el pasado ocupa una gran parte de nuestra atención. Añoramos los momentos felices, lamentamos nuestros errores pasados y, a menudo, actuamos condicionados por todo lo que hemos vivido, manteniendo viejos hábitos o formas de vernos a nosotros mismos que nos impiden evolucionar. “El pasado es nuestra biografía, pero lo único que existe de él son unos recuerdos reconstruidos como una novela y todo aquello que seguimos cargando de él en el presente en forma de emoción” reflexiona Isabel Larraburu, quien nos recomienda recurrir a una terapia de conciencia plena cuando la carga de los recuerdos nos impide avanzar: “Una terapia basada en mindfulnessayuda a ser consciente de aquello que acarreamos del pasado en el presente para intentar hacer un saludable ‘reset’.” 3) Ejercitarnos con la meditación Sobre ello expone la fuente mencionada , que desde la Antigüedad, las diferentes formas de meditación nos invitan a estar en el aquí y el ahora. Pero, ¿a qué nos referimos con vivir en el presente? Al fin y al cabo no podemos vivir en ningún otro sitio, ¿no? En realidad, explican los especialistas, no se trata tanto de vivir en el presente como de “estar” en el presente, estar al 100%, con todos los sentidos, prestando toda nuestra atención a lo que hacemos o sentimos en este instante, a lo que sucede aquí y ahora. Para la psicóloga Isabel Larraburu se trata de “prestar una atención total e integrada a todo lo que estamos haciendo, pensando y sintiendo ahora mismo”. Algo a lo que la tradición oriental, especialmente el budismo, ha otorgado siempre gran importancia y ha ejercitado a través de la práctica de la meditación. Un camino que también es el que propone el mindfulness o práctica de la ‘atención plena’. “La principal característica de la mente que medita es la de hallarse centrada en el presente.Puede ocuparse de objetos muy diversos, pero todos ellos tienen que ver con lo que sucede en el momento que se está viviendo, es decir, con la única realidad que existe”, explica el doctorVicente Simón. “Esto es bastante diferente a como habitualmente utilizamos la mente, ya que, durante una parte considerable del tiempo (alrededor del 50%), la mente de nuestros contemporáneos se encuentra pensando en algo diferente a lo que está haciendo o experimentando en ese momento.” Conclusion Debemos identificarnos bien con nuestro presente, más, cuando reconocemos nuestra misión, línea de servicio, personas afines con quienes hemos querido compartir. Hay que optimizar resultados que favorezcan nuestro crecimiento, nos hagan feliz, sentir lo maravilloso que es vivir dentro de un clima de amor, armonía, paz, de aquí, el que nunca dejemos para mañana lo que hoy se puede hacer, puesto nuestra participación en el mañana es incierta. Fuentes indicadas Exatec-Egade Docente de postgrado, Faces, UC Consultor-asesor empresarial, Deproimca carmorvane@gmail.com

 •  Regresar

Carlos Mora Vanegas

Ingeniero-Administrador, Abogado, Doctorado Honoris Causa en Educación, Maestría en Administración:Mención en Mercados y Recursos Humanos, Maestría en Excelencia Educativa.

Ha sido docente en la Universidad Centroamericana (Nicaragua), ITESM (México), Universidad Católica…

Leer más »