10 consejos para presentar un proyecto a posibles inversores

el.economista.es

“Es muy importante aprender a presentar, solo vas a tener una oportunidad para convencer a un inversor“, afirma Alejandro Durán, joven emprendedor que, junto con Amparo Casamayor, lanzó Beebrite, una plataforma de juegos que “te ayudan a ser más inteligente”.

Y es que son muchos los grandes empresarios que destacan la importancia de saber comunicar, de saber hacer una buena presentación a la hora de vender nuestros productos o de convencer a los inversores. El primero de ellos el gurú del emprendimiento Steve Jobs, capaz de atrapar a la audiencia en sus famosas conferencias.

Por ello, la firma de consultoría financiera Augeo Consulting Group ha lanzado un decalogo de consejos para que los emprendedores preparen sus discursos de presentación de proyectos. El trabajo, recogido por RRHHPress, tiene como objetivo que los emprendedores sepan realizar un ‘Elevator pitch’, como se conoce a este tipo de presentaciones destinadas a posibles inversores.

Todo emprendedor debe tener listo su ‘Elevator pitch’, porque nunca se sabe en que momento puede aparecer una oportunidad. “Se trata de un discurso breve pero bien estructurado que sirve para transmitir una idea de negocio en cualquier oportunidad que se presente y despertar el interés de quien está en posición de financiar nuestro proyecto”, indica José Cadenas, responsable de start ups de Augeo Consulting Group.

1. Explicar el proyecto.

Hay que transmitir al posible inversor las características principales del proyecto en pocas palabras, de forma directa y concreta. Que quede muy claro el modelo de negocio.

2. Experiencia e inquietudes

Debe presentar de manera concisa su experiencia personal, sus necesidades, sus ambiciones laborales, etc. En definitiva, definir quién es. Los inversores no solo quieren números, sino que también es muy importante conocer a la persona a la que vamos a apoyar.

3. Objetivos

Un punto clave, definir el motivo por el que se quiere lanzar el proyecto, los objetivos y las necesidades. En este sentido, el inversor debe saber lo que se requiere de él.

4. No es un ‘business plan’

Es solo un sumario, un resumen, no hace falta detallar cada aspecto. Hay que llamar la atención, y ya se profundizará en futuras reuniones.

5. Pocas ideas pero de impacto

Solo hay que desglosar los elementos fundamentales del proyecto. Hay que destacar una serie de puntos que identifiquen la oportunidad que supone apostar por el negocio.

6. Definir el público objetivo

Hay que mostrar con claridad cuál es el mercado al que se dirige el proyecto. En este punto hay que demostrar que se conoce el sector en el que se desea entrar, los competidores, y el lugar que vamos a ocupar en dicho contexto.

7. Entusiasmo

No se puede convencer al interlocutor si no percibe pasión en el proyecto. Hay que demostrar que se cree en él, y que se le dedica todo el tiempo y el esfuerzo.

8. Estar preparado

Hay que conocer de arriba abajo el proyecto, para saber responder a cualquier pregunta que haga el posible inversor. Por ello, hay que conocer también las debilidades del proyecto y tener respuestas y soluciones preparadas.

9. Concisión

Hay que evitar dispersarse en las explicaciones. El propio concepto lo define: “lo que se tarda en hacer un trayecto en ascensor”. Debe ser un discurso breve, preciso, conciso y sin adornos.

10. Reunión posterior

El objetivo es lograr una reunión posterior para seguir avanzando en la posible inversión. El objetivo no es tanto vender, sino despertar el interés del inversor, que quiera saber más.