buscando al lÍder desesperadamente

Michel Henric-Coll

El management busca la receta del liderazgo, con el mismo ahnco que los alquimistas la piedra filosofal. Y no es de extraar puesto que ha conseguido echar a perder en unas pocas dcadas la valenta y abnegacin que permitieron construir una boyante industria a partir de los escombros dejados por una devastadora guerra mundial. Ahora, busca el paladn capaz de reencajar los trozos descoyuntados de trabajadores desmotivados y desengaados.

Se buscan lderes, pero qu es el liderazgo?

En la visin cartesiana, el liderazgo procede o bien de elementos de la personalidad (es la idea del lder innato) o bien de la adopcin de determinados comportamientos (es la idea del liderazgo adquirido).

El management cartesiano (y anda si Taylor lo era!) se esmera en identificar los componentes del liderazgo para poder reproducirlo. Puesto que los jefes tayloristas no tienen seguidores, inyectarles la vacuna del liderazgo sera una maravillosa solucin. Al no encontrar el gen, admite que la clave podra estar en la adecuada combinacin y en correctas proporciones de varias caractersticas. No obstante, si bien ha inventariado caractersticas ms frecuentes y propuesto infinidades de formulaciones, no ha podido dar con la frmula magistral del lder.

La visin sistmica es diferente. El pensamiento sistmico reconoce la imposibilidad de conocer todos los factores del liderazgo y su combinatoria. Si para los clsicos, la verdad consiste en la igualdad del modelo con la realidad, para la sistmica, radica en la coherencia y no en la identidad con una realidad inabarcable. Coherencia de las ideas entre s, coherencia de las acciones con los resultados. La verdad no se esconde en ninguno de los elementos, slo el sistema completo puede ser verdad. Y el sistema completo implica que no hay lder sin liderados, ni liderazgo sin finalidad, puesto que todo sistema est orientado a objetivos.

El pensamiento clsico descansa en el concepto de causalidad, siempre busca angustiosamente las causas que han producido el resultado. En su lgica transitiva, el futuro es la consecuencia del pasado. Si sus anlisis consiguen detalles precisos y rigorosos, son poco aplicables en situaciones complejas. Por el contrario, el pensamiento sistmico parte del objetivo y construye modelos que pueden carecer de rigor a los ojos de un cientfico, pero son eficaces en la toma de decisin y la gestin del sistema. El presente es la anticipacin de un futuro deseado. El pensamiento sistmico sabe que no se puede describir toda la complejidad pero s actuar en y sobre ella con efectividad.

Sistmicamente, el liderazgo parte de una finalidad compartida que solemos llamar la visin. En funcin de esta finalidad aparecen y se desarrollan interrelaciones entre el lder y los liderados, as como en los liderados entre s. Las interacciones son tanto la causa como el resultado del liderazgo. El estilo de liderazgo determina el tipo y la cantidad de interacciones, y las interacciones influyen sobre el estilo de liderazgo, Estamos ante un sistema, y como tal, una circularidad y no una linealidad.

No existe liderazgo antes de que exista el fin, ni sin la presencia de seguidores. Podremos hablar de lder potencial pero no de liderazgo efectivo. El liderazgo no es un estado, es un proceso cuyas reglas del juego se descubren jugando. El liderazgo se crea liderando. El lder que no est liderando no es ningn lder.

Es cierto que algunas personas parecen capaces de liderar a cualquier grupo humano, pero son realmente lderes capacitados para cualquier grupo y circunstancias, o son personas capaces de conglomerar a su alrededor los liderados que les corresponde? En otras palabras: son capaces de liderar a cualquiera, o su capacidad es la de encontrar a los seguidores que sin saberlo ni conocerlo le estaban buscando a l?

Para fomentar el liderazgo, las empresas deberan favorecer la transparencia de la visin, puesto que sin objetivo claro y compartido, no hay sistema, slo interrelaciones caticas. Deberan favorecer los intercambios tanto verticales como horizontales, porque el liderazgo no brota ni se desarrolla en la distancia (fuese esta jerrquica) ni en el aislamiento sino en las interacciones y en la confianza. Debera dejar de disgregar los sistemas que componen las empresas bajo el precepto cartesiano de fragmentacin y divisin porque as los est destruyendo, lder de qu, si no hay nada que liderar? Y para resumir, el management tendra que abjurar de Descartes y de sus secuaces tayloristas.