cambiar o seguir sufriendo… usted elige

Javier Rovira

Quedarse en lo conocido por miedo a lo desconocido, equivale a mantenerse con vida pero no vivir. (Annimo).

Decir a estas alturas que el mundo cambia y que la situacin actual es ms que preocupante es una perogrullada; lo que no es una perogrullada es responder a la pregunta permanente de las empresas: y ahora qu? Continuamente vemos numerosos anlisis de situacin y previsiones: que si los brotes son verdes, que si no hay brotes, y mientras los bancos arreglan sus cosas y los polticos las suyas la pregunta de los empresarios y de los trabajadores, todas las noches antes de irse a dormir, es la misma: abriremos maana?

Ese es el sufrimiento real de la Espaa real. Al empresario y al trabajador no le preocupa si esto sale adelante a finales de este ao o del ao que viene: le preocupa el da de maana (literal); le preocupa el da de hoy (literal tambin). Sabemos que hay nminas que pagar, muchas veces de personas que llevan con nosotros aos, muchos; sabemos que tenemos que sacar adelante una produccin; sabemos que hoy ya no es ayer y que todos vamos a pagar durante mucho tiempo lo que unos cuantos han hecho. Eso lo sabemos; pero lo que no sabemos es cmo salir de esta y esta propia desesperacin nos hace frecuentemente no ver alternativas.

Efectivamente hay empresarios y trabajadores que esperan a los brotes, a ms brotes o a que los brotes maduren. Probablemente esas personas seguirn sufriendo ese da a da, de incertidumbre sobre el hoy y el maana. Y es posible que estn vivos, pero eso no es vivir. Y habr otros que juntos, empresario y trabajador (idealmente), se miren a la cara y se digan: venga, vamos a por ello; que entiendan que el hecho de que la tarta sea ms pequea no significa que ya no haya tartay que planten sus propios brotes. Y si no, responda a estas preguntas: De verdad piensa que todos lo estn pasando igual de mal? y que todos van a salir tocados de la misma manera? O piensa que hay gente que est sabiendo moverse de manera diferente y que se llevar el gato al agua?

Que usted ahora no tenga una solucin a su problema no significa que no pueda haberla. Recuerde el axioma: El grado de dificultad de un problema es inversamente proporcional a nuestra capacidad para resolverlo. Vamos que si es abogado, una simple integral es imposible para usted; y si es ingeniero, casi mejor que le defienda un profesional ante un tribunal. Lo cual nos lleva a una conclusin inmediatas: si sigue aplicando la lgica actual, obtendr los mismos resultados, por lo que la nica solucin es generar un cambio en su forma de operar. (Claro, pero cul?).

Hemos querido abordar esta necesidad de cambio y proponer un nuevo planteamiento que permita competir hoy y maana de manera diferente por esa tarta ms pequea o/y por la tarta que tiene justo a su lado y que a lo mejor ni se haba dado cuenta de que estaba all. El principio bsico es simple: olvdese de tanta promocin, de tanto descuento, de tanta indiferenciacin y entregue el poder de configurar la oferta final de su producto o empresa a su consumidor o cliente. S, como suena: producto, precio, distribucin todo. No es una locura: muchas empresas ya lo estn haciendo desde hace tiempo; son las que hoy todava tienen plantas y ven como brotan aunque estemos en crisis; dan menos brotes, si: pero brotan.

Por eso, intente ver lo que otros hacen; venga reconzcalo: necesita ideas nuevas. Como no estamos para esperar los brotes de los dems, le invito a que genere sus propios brotes; a que cambie; a que no tenga miedo a lo desconocido y que viva esta crisis de otra manera. La otra alternativa ya sabe cul es: seguir sufriendo esperando al brote. Ya sabe; usted elige.