cielo e infierno

Marcelo Molina Un famoso samurái fue una vez a ver a un monje anciano. —Monje —gritó el samurái, con la voz de quien está acostumbrado a que le obedezcan al instante—. Enséñame sobre el cielo y el infierno. El monje miró al poderoso guerrero y le respondió con sumo desdén: — ¿Que te enseñe sobre el cielo y el infierno? Nada puedo enseñarte. Eres un tonto. Eres indecente. Eres una deshonra, una vergüenza para la estirpe de los samuráis. ¡Fuera de mi vista! ¡No te tolero! El samurái se puso furioso. Con el rostro enrojecido por la ira, incapaz de...