cómo afrontar la adicción al trabajo

Carlos  Mora V

“El que tiene imaginación sin instrucción tiene alas sin pies.”
Joseph Joubert

Es cada vez  preocupante, como se ha ido incrementando la adición al trabajo, conllevando a considerar su alcance, repercusiones a fin de tomar las acciones correctivas de tal forma, que nos afecte psíquicamente, en la salud a las personas que  se han hecho adeptos a ella.

Nos comenta pulevasalud,com, que algunas personas centran su vida en el trabajo, le dedican tanto tiempo que desatienden otros quehaceres y obligaciones. Llegan a obsesionarse hasta el punto de que sus relaciones sociales desaparecen o las limitan a personas relacionadas con su vida laboral.

Su vida familiar también queda afectada por su falta de atención y dedicación. Estas personas, se dedican exclusivamente a trabajar y llegan a perder el interés por cualquier otra actividad. Decimos que son adictas al trabajo.

La adicción al trabajo es una dependencia que hace que la persona adicta carezca de interés por todo lo que no pertenezca a su mundo profesional. Sus pensamientos siempre están girando en torno al trabajo y no saben disfrutar de las vacaciones ni de los fines de semana, no saben relajarse ni entretenerse en su tiempo libre

Nos recuerda Guillermo S. Edelberg que la adición al trabajo o Workaholism es una expresión acuñada por W. Oates en 1971 y popularizada a finales de los 80, se refiere a un concepto que no es fácil de definir. Según los especialistas ello se debe a su complejidad. Una autora, M. Machlowitz, lo describió como “una actitud hacia el trabajo expresada en esfuerzo y en tiempo y que implica una forma extrema de involucrarse”. Quizás sea más claro decir que es “una compulsión al trabajo, análoga al alcoholismo u otra adicción, que interfiere en las relaciones familiares, las relaciones sociales y el desarrollo personal,” y que, sin embargo, no tiene un castigo social como sí lo tienen la adicción al alcohol o a las drogas.

Se nos agrega, que la adicción al trabajo tiene distintas causas, como ser tendencias compulsivas u obsesivas, competitividad y orientación al logro, miedo al fracaso y sentimiento de incompetencia. Quienes la sufren tienen una necesidad compulsiva hacia la aprobación y el poder derivados de logros. La autora antes mencionada señala que no en todos los casos de workaholism se está en presencia de frustración e infelicidad. El apoyo familiar y la autonomía y variedad del trabajo contribuyen a ello.

Interesante lo que nos aporta la fuente señalada, que los workaholics, contrariamente a lo que muchos creen, no son los mejores trabajadores. Con frecuencia su inclinación es contraproducente. Trabajan en forma menos eficiente porque no quieren que sus tareas se terminen (Sales and Marketing Manager.Abril de 2004);

Las consecuencias de la adicción al trabajo sobre la salud incluyen la falta de sueño, hipertensión, estrés y aumento en el riesgo de un ataque cerebral o cardíaco. Uno de sus peligros potenciales es el burnout1. La adicción al trabajo es una fuerza corrosiva que afecta la moral, el trabajo en equipo y la productividad. Si se la tolera, pueda darle un mal nombre a la organización, porque demuestra que es el comportamiento esperado, preferido y valorado. Se corre el riesgo de que tal imagen atente contra la incorporación de nuevo talento (Supervision. Febrero de 2002).

Los rasgos más comunes de las personas adictas al trabajo son:
– Buscan un reconocimiento social y autoafirmarse con su trabajo, necesitan sentir que tienen el control.
– Son perfeccionistas y con la autoestima más bien baja. No les gusta trabajar en equipo, prefieren trabajar solos.
– Anhelan tener poder aunque su motivación no es sólo esa. La mayoría de los adictos al trabajo son personas con un puesto de responsabilidad y con posibilidades de ascenso. Pero, también los hay que no tienen un cargo de gran nivel ni oportunidades para mejorar o cambiar de situación. En general, podemos decir que utilizan el trabajo como refugio para escapar de otros problemas.

– Son ambiciosos y narcisistas. Se deshumanizan cuando alcanzan puestos con poder, no tienen en cuenta los sentimientos de los demás o el compañerismo a la hora de trabajar y esperan que sus subordinados cumplan un horario laboral similar al de ellos. Son muy exigentes con ellos mismos y con los demás.
– Su vida profesional repercute negativamente en su vida familiar al trabajar fuera de hora, fines de semana o en vacaciones. Suelen llevarse trabajo a casa y no desconectan el móvil del trabajo por si lo necesitan.
– Con frecuencia desarrollan enfermedades cardiovasculares, gástricas, hipertensión, musculares y ansiedad.
– Esta adicción, puede ir acompañada de otras, como puede ser el uso de drogas o psicofármacos para aumentar el rendimiento laboral y suplir la falta de sueño y cansancio.

A fin de afrontarla, gestiopolis.com nos proporciona los siguientes pasos:

Ponerse un horario tope, para terminar de trabajar.Planificar el tiempo de recreación, como si fuera un compromiso importantePoder hacer ejercicios en algún momento del día (camine, haga ejercicios, algo que sea desestresante y no competitivo)Evitar hablar de trabajo en las comidas (vaya a un parque con amigos, hable con ellos sobre temas no relacionados al trabajo…Tome un hobbie que contraste radicalmente con su trabajo…ejemplo…si ud trabaja en profesiones que tienen que lidiar con temas técnicos complejos, elija, salir a andar en bicicleta)Seleccione actividades de placer cuidadosamente…Al menos una actividad que pueda compartir con familia y amigos.Rechace sentirse culpable cuando no trabaja.  Este es uno de los puntos más importantesLlame por teléfono o escriba un mail a padre, madre, hermana/hermano, amigos, una o dos veces por semanaNo evitar ningún evento social con mi familia (cumpleaños, fiestas con amigos o familiares, partidos de fútbol).

Se agregan otros aspectos como lo señalan innatia.com

No llevarse el trabajo a casaDefinir un tiempo para uno y la familia

Nos recomienda para vencer esta adiciónpulevasalud.com, tomar en cuenta, que el problema de los adictos al trabajo es que ni ellos ni quienes les rodean son conscientes de que sufren una enfermedad adictiva. Podemos decir que es una adicción encubierta porque aparentemente no se hace daño a nadie, sino que por el contrario, todos piensan que el fin de esa entrega total es para obtener logros en beneficio personal y familiar.
Lo esencial para superar esta adicción es aprender a separar el mundo laboral del personal, para ello ha de tener claro cuáles son sus prioridades en la vida, retomar el vínculo afectivo con la familia y los amigos, volver a disfrutar del juego de sus hijos, el cariño de su pareja y la diversión de una reunión de amigos. No vivir el trabajo como algo personal, saber que es sólo un medio para vivir.
Cuando llegues a casa desconecta completamente de tu trabajo, apaga el móvil del trabajo, organiza reuniones con amigos, ponte a ver una buena película con tu familia.

Estamos conscientes , que hay que trabajar dentro de lo normal, salirse de ello puede originar problemas que no justifican el hacerlo, simplemente, se debe  cumplir  con las  horas establecidas y disfrutar la vida mientras se tiene la oportunidad  de ello.