como elegir al ‘numero dos’ para impulsar su negocio

Catarina Valente

El excesivo trabajo y el ritmo al que crecen muchas pequeas y medianas empresas obligan a sus directivos a delegar responsabilidades en una persona de confianza. El lder debe repartir tareas para no frenar el desarrollo de su firma.

El excesivo trabajo y el ritmo al que creca el Instituto Superior para el Desarrollo de Internet (ISDI) oblig a su consejero delegado, Nacho De Pinedo, a delegar responsabilidades en un nmero dos. Cuando intentas hacerlo todo, llega un momento en el que es imposible gestionar el conjunto de tareas que desempea la empresa, afirma De Pinedo. Adems, te das cuenta de que te conviertes en el tapn que impide a la compaa seguir creciendo.

As, decidi nombrar a Rafael Miranda como su mano derecha, por tener un perfil complementario y por compartir la misma visin de la organizacin.

Al igual que De Pinedo, muchos lderes sienten la necesidad de repartir funciones, porque no son capaces de cargar con todo y temen un descontrol en su compaa.

Pero, en qu momento deben los directivos de las pequeas y medianas empresas buscar un segundo de a bordo? Lo conveniente es que se haga antes de que los problemas se echen encima de la organizacin. No hay que esperar a que las cosas ocurran, sino anticiparse a los hechos, manifiesta la profesora de Direccin de Personas y Desarrollo de ESIC, Maite Palomo. La compaa debe estar preparada para los nuevos desafos. Por ejemplo, si el director de una pyme tiene previsto jubilarse a corto o medio plazo, lo recomendable es que analice primero qu personas dentro de su compaa podran asumir parte de sus responsabilidades. Despus, establecer un plan de sucesin para que llegada la fecha, la persona elegida tenga suficiente experiencia y capacidad para ocupar el puesto. Palomo explica que si la empresa no es proactiva y no se anticipa a este tipo de cuestiones, se ver obligada a recurrir a profesionales externos especializados en buscar perfiles en el mercado laboral o bien tendr que contratar a un segundo de la competencia. Para la profesora, el inconveniente de utilizar estos servicios es el elevado coste.Antes de elegir. Hay que tener en cuenta que la planificacin del modelo organizativo debe ser paralela a los objetivos del negocio. Por ejemplo, si el ejecutivo de una compaa decide implantarse en el mercado ruso, antes de empezar a analizarlo debera saber con qu personas cuenta para este proyecto. As, si hace falta contratar a un nmero dos para fomentar la internacionalizacin, hay que incluirlo desde el primer momento. El lder de una pyme tambin tiene que tener muy claro qu funciones desempear su mano derecha. Es decir, si quiere que le sustituya en el cargo y, por tanto, que haga su misma labor o prefiere que se ocupe de otras tareas. Adems, es preciso saber que el segundo de a bordo es alguien en el que un jefe deposita su mxima confianza. En este sentido, el profesor de Mrketing Estratgico de ESIC, Javier Rovira, explica que el empresario tiene que valorar si lo que busca es una persona para gestionar o una para dirigir el negocio. En funcin de sus objetivos, el perfil adecuado vara. As, en el primer caso, se requieren habilidades tcnicas, mientras que en el segundo, es preferible alguien con capacidad de liderazgo.El candidato. Hay que evaluar la capacidad, la comprensin, la credibilidad y el compromiso, segn Camila Hillier-Fry, socia de la consultora de gestin de personas PeopleMatters. Es decir, conviene analizar si el perfil que se busca tiene habilidades para dirigir un negocio, si conoce el entorno y el mercado en el que desempear sus funciones, si cree en la misin de la empresa y si est alineado con los objetivos de la misma. Hillier-Fry aclara que aunque estos cuatro elementos son clave para elegir a la persona adecuada, lo ms importante es centrarse en los objetivos de la organizacin. As, los directivos de una pyme deben delegar responsabilidades en funcin de las capacidades del candidato y no de sus preferencias. De hecho, un error habitual es apostar por alguien cuyo carcter y forma de trabajar se asemejan a los del jefe. Escoger un clon no es lo correcto, manifiesta Rovira, quien explica que el segundo de a bordo debe aportar un valor aadido y retar a su propio lder. No darle la razn. Otras cualidades importantes son la iniciativa, la actitud proactiva, el liderazgo y el talento. Pero se valora sobre todo la capacidad y la independencia en la resolucin de problemas. Es decir, hay que depositar confianza en el candidato elegido, pero sin descuidar la supervisin. Delegar es importante, pero el control lo es an ms, revela el nmero dos de la empresa de alquiler de vehculos Reflex, Alejandro Rodrguez.Proceso de seleccin. El ejecutivo que decida compartir funciones o encargar todo su trabajo a un segundo puede recurrir al personal de su propia empresa, buscar entre la competencia o bien acudir a consultoras externas, para que le ayuden a encontrar el perfil adecuado. En este ltimo caso, hay que hacer un proceso de seleccin, que consta de dos fases diferenciadas, las pruebas y las entrevistas. La primera se desarrolla en una o dos jornadas y suele basarse en una serie de exmenes escritos, una dinmica de grupo -el objetivo es debatir sobre un tema o resolver un problema de forma conjunta, en un perodo limitado de tiempo- y de uno o varios encuentros personales. Slo los que respondan al perfil buscado pasan a la siguiente fase, las entrevistas finales. Por lo general, se cita al candidato con su futuro jefe y con el responsable de seleccin o de recursos humanos. Se trata del momento decisivo. En algunos casos, al lder de la empresa le puede sustituir el director general o alguno de sus socios.Preparacin. Despus de seleccionarlo hay que prepararlo para el nuevo cargo. La profesora de ESIC Maite Palomo recomienda que antes de que el nmero dos ocupe su cargo, debe realizar algn curso intensivo o un mster y que rote por varios puestos de la empresa, para tener as un mayor conocimiento de sus fortalezas y debilidades. El jefe debe, adems, disear un plan de accin, en el que se definan todas las actividades que desempear el nuevo candidato. Es importante que el nmero dos tenga en mente que forma parte de un proyecto y, por tanto, no es un hombre orquesta dentro de la organizacin, sostiene Salvador Sicart, director de la divisin Hays Response Espaa, compaa que ayuda a las pymes a encontrar personas adecuadas a sus necesidades de negocio. Sicart indica que es fundamental informar de la realidad de la empresa, cmo funciona, cules son sus valores, su visin y su misin. Recalca que no le debe faltar informacin, ya sea sobre sus tareas o sus condiciones laborales, como el salario y otras circunstancias laborales.Qu supone delegar. Compartir liderazgo y ejercer un control sobre el nmero dos son las principales consecuencias de este proceso de seleccin. Disear un programa en el que se definan qu tareas corresponden a cada uno permite desarrollar los proyectos y hacer un seguimiento ms gil de los mismos. Adems, conviene que exista una supervisin. Por ejemplo, si el segundo se encarga de las compras de la organizacin, el jefe tendr que revisar sus operaciones para saber si lo ha hecho bien o mal.Trabas. Falta cultura empresarial en la direccin y gestin de personas. Muchos directivos de pequeas y medianas empresas tienen miedo de contratar a un segundo y no entienden que esto les ayuda a crecer.Qu criterios se tienen en cuenta?El nmero dos debe tener capacidad para resolver problemas y encontrar soluciones de forma rpida y eficiente. Adems, tiene que asumir responsabilidades.El candidato elegido ha de adoptar decisiones unilaterales y liderar a su equipo. Antes de actuar debe sopesar y evaluar sus consecuencias.Se requiere que sea un buen comunicador, ya que se trata de una figura clave para trasladar las ideas y proyectos de la firma al resto de los empleados.Conviene que tenga capacidad para organizar proyectos y equipos, as como habilidades en administracin para lograr los objetivos de la empresa.La persona elegida para ocupar el segundo puesto en la empresa debe motivar a su equipo y reconocer, de forma regular, el trabajo de los empleados.Capacidad de gestin, talento e iniciativa

Fue elegido como nmero dos del director general de la compaa de alquiler de vehculos Reflex, y ahora tambin delega responsabilidades en otros. Antes de dedicarse al sector automovilstico, Alejandro Rodrguez desarrollaba sus tareas en Klin Ingeniera, una subcontrata de Adif. Apostaron por m porque tena experiencia en liderar equipos y controlar la logstica de la empresa. Rodrguez explica que lo que ms valora a la hora de elegir a un candidato es su capacidad de gestin, talento, iniciativa y liderazgo. Apunta, adems, que una vez seleccionada la persona, hay que establecer unos controles sobre ella para conocer si desempea bien su labor.

Resolver problemas y asumir responsabilidades

El director general de la empresa de soluciones informticas y publicitarias Digilant, Rafael Martnez, explica que otorgar responsabilidades a un segundo de a bordo supone compartir liderazgo. Martnez precisa que si un lder decide repartir sus labores con otra persona es para que atienda a los clientes y ayude a impulsar el negocio, para que siga creciendo. Desempear bien o mal las funciones de nmero dos no solo depende de las capacidades del candidato, sino de si la empresa ha diseado un plan en el que se definan sus objetivos. El perfil de la persona de confianza del jefe ha de tener capacidad para resolver problemas.

Sintona personal entre el lder y su mano derecha

Complementaria y que comparta la misma visin de la empresa. As tiene que ser la persona de confianza de Nacho de Pinedo, consejero delegado del Instituto Superior para el Desarrollo de Internet, que eligi a Rodrigo Miranda como su nmero dos hace ms de cuatro aos. Ambos ya se conocan de trabajos anteriores, por lo que haba una relacin. Tiene que existir una sintona personal, amistad y confianza, para que uno le reproche cosas al otro y no haya ningn problema, afirma Miranda. Para seleccionar un candidato, el lder, primero, debe tener muy claro que necesita ayuda. Despus tiene que elegir un perfil con un carcter opuesto al suyo, aade.

A %d blogueros les gusta esto: