como ser optimista

Carlos Mora Vanegas
El optimismo es la fe que conduce al logro; nada puede realizarse sin esperanza.
Helen Keller
La vidad siempre nos tiene a la expectativa de saber cuanto es nuestra oportunidad de permanceer con la forma que se nos dio, no sabemos, cuando nos toca retiranos del escenario en donde actuamos , por tanto, debemos siempre saber aprovechar las oportunidades y dar paso a pensamientos positivos, optimistas y disfrutarla intensamente
Sobre ello, opina serfelizes.com, deja de pensar acerca de lo que te está pasando y empieza a pensar sobre lo que puedes hacer que suceda. Si no eres feliz con como es tu vida ahora, establece metas y sigue adelante. Utiliza tus experiencias negativas del pasado para construir el carácter y tomar mejores decisiones. La vida consiste en tomar muchos riesgos todos los días, y no todos ellos terminarán positivamente. Eso es lo que define el riesgo. Pero el lado positivo es que algunas acciones te llevan a buenos resultados, y generalmente es mejor tener un cajón de sastre que no tener nada en absoluto. Lo ideal sería que las cosas buenas superen a las malas, pero nunca llegarás a ese punto a menos que te arriesgues.
Siempre utiliza afirmaciones positivas. Escribe frases que te recuerdan lo que estás tratando de cambiar tu forma de ver el mundo. Ponlos en lugares en los que los vea cada día, como en el espejo del baño, el interior de tu armario, en el monitor del ordenador, e incluso pegado a la pared de la ducha. Te sugerimos algunas afirmaciones para comenzar son:
“Todo es posible.”
“Mis circunstancias no me crean, yo creo mis circunstancias”.
“Lo único que puedo controlar es mi actitud ante la vida.”
“Siempre tengo una opción.”
“Yo elijo vivir mi lado positivo de la vida.”
Recuerde que la vida es corta. Cuando usted se siente pesimista nubla su, recuerda que cada minuto cuenta, y cualquier tiempo dedicado al pesimismo supone menos tiempo para disfrutar de todo lo que la vida tenga que ofrecer. En su esencia, el pesimismo es poco práctico ya que te hace dedicar el tiempo a cosas que todavía no han ocurrido y no se garantiza que vayan a ocurrir, y que te impiden hacer otras cosas. No olvidar, que el pesimismo es una pérdida de tiempo, y el tiempo es un recurso limitado que no puede permitirse el lujo de dar por sentado.
¿Qué hacer entonces para ser optimista?
Se debe buscar los aspectos positivos.Siempre los hay.
Pregúntate, cómo puedes aumentarlos.
Analiza los aspectos negativos y separa los importantes de los que no lo son.
No es igual no tener para comer, que no tener para comer en un restaurante o el pastel que me gusta.
No es lo mismo, perder una relación por muerte, que por una discusión que podemos tratar de arreglar, cuando impedimos que nuestro falso orgullo intervenga.
No te quedes atrapado en lo malo que está sucediendo o que crees que va a suceder.
Enfócate en lo que si puedes hacer, para resolver o mejorar la situación.
Acepta que las cosas no siempre van a ser como tú quieres, pero no por eso tienen que ser malas.
No reacciones inmediatamente ante una situación.
Haz un alto, analiza la situación y busca por lo menos, tres alternativas.
Siempre las hay, no las descartes de antemano, guiado por tu pesimismo.
Todos los días al despertarte y antes de dormir, piensa en algo bueno que tienes, que te sucedió o que hiciste.
No tienen que ser grandes cosas.
La vida diaria está formada por momentos y por la suma de una gran cantidad, de pequeñas situaciones.
Cuando te quejes, te sientas víctima o con mala suerte, piensa en toda la gente que está mucho peor.
Esto no significa conformarte, significa reconocer una realidad.
La respuesta ante la pregunta de ¿Por qué a mí?, es ¿Por qué a ti no, si todo mundo tiene problemas y momentos de dolor?
No permitas que pensamientos como: “yo soy así”, “a mi edad ya no se puede cambiar”, etc., te limiten.
Siempre se puede cambiar, pero necesitamos esforzarnos para lograrlo.
Si tú decides no hacerlo, estás decidiendo tener una vida menos satisfactoria.
Reconoce tus errores y acepta que todos los cometemos.
Las únicas personas que no se equivocan, son aquellas que nunca hacen nada.
No te regañes por ellos, ni los utilices para comprobar, que a ti siempre te sale todo mal.
Utiliza los errores para aprender de ellos.
Piensa que las dificultades nos enseñan y fortalecen, preparándonos para enfrentar mejor, evitar o resolver futuros problemas.
Lee y escucha a la gente que habla sobre motivación y optimismo.
Pero recuerda que la información, es sólo el primer paso.
Necesitamos cambiar nuestros pensamientos y conductas.
Actúa, aunque te de miedo.
Valiente no es aquel que nunca tiene miedo, ese es inconsciente.
Valiente es el que actúa, a pesar del miedo.
Juega, ríete y desarrolla tu sentido del humor.
Aprende a reírte de ti mismo.
Definitivamente, tengase presente lo que comenta, salud.uncomo.com/articulo:
• Es importante saber que ser optimista es una filosofía de vida que requiere de esfuerzo de tu parte, se trata de elegir entre dos opciones obvias: ver siempre el vaso medio vacío o verlo medio lleno, ser más positivo no es imposible, solo requiere de tu trabajo
• Cuando encaras un problema que tiene solución no hay necesidad de preocuparse, pues la solución está en tus manos, cuando por el contrario se trata de algo que no puedes solucionar ahora debes apelar a la calma, llenarte de ansiedad y estrés por algo que no puedes resolver es inútil y sin sentido, solo te trae cosas negativas y cero beneficios
• Aprende a reírte de ti mismo, este acto que para algunos parece absurdo te ayuda a descargar tensiones y minimizar el problema, sin consigues reírte de él es por que finalmente no es tan importante como parece
• Cuando una puerta se cierra, una ventana se abre. Así funcionan las cosas, por eso es importante mantenerse atento y no dejarse nublar por el pesimismo, pues bajo sus efectos te resultará imposible ver cuál es la ventana que se ha abierto, la reflexión y el análisis de la situación son las mejores armas de un optimista
• Piensa un momento, ser negativo es muy sencillo, es la zona más cómoda, pero ser optimista requiere de moverte, de pensar, de llenarte de buenas energías, sin embargo ¿cuál es la mejor vida? la del que sufre siempre por lo malo, o la del que pone su mejor cara y continúa
* Fuentes especificadas
Exatec-Egade
Docente de postgrado, Faces.UC
Comportamiento Organizacional
Asesor-consultor empresarial de Deproimca
carmorvane@gmail.com