cosas en las que piensas demasiado y te impiden avanzar en la vida.

Nuestra mente trabaja continuamente (esperemos que as sea). El problema es que la mente, como ya hemos dicho en otras ocasiones, puede ser nuestra mayor aliada o nuestro peor enemigo. En ocasiones no tenemos xito en nuestra carrera e incluso no sabemos qu hacer, y el problema no tiene nada que ver con el mbito profesional, sino porque nuestra mente est en otro lugar, dedicada a ciertos pensamientos improductivos que nicamente nos restan potencia para seguir avanzando.

Somos lo que pensamos, y actuamos en funcin de cmo pensamos. Por tanto, est nuestro pensamiento realmente enfocado, o por el contrario, debemos ajustar el enfoque?

Existen gran cantidad de pensamientos que nicamente sirven para agotarte y auto-sabotearte en todos los aspectos de tu vida. Y la buena noticia es que todos y cada uno de esos pensamientos se pueden cambiar si somos conscientes y trabajamos en ello.



Es ahora cuando algunos pueden preguntarse… y qu tiene que ver la temtica de la mente con el xito profesional, negocios o finanzas?

Y la respuesta es sencilla. La mente es tan jodidamente perversa que un nico pensamiento podrido puede pudrir cualquier decisin que tomemos. Es ms, grandes empresarios y grandes inversores, probablemente hayan tomado las peores decisiones de sus carreras, porque en un momento dado tuvieron un problema externo que acab contagiando negativamente su capacidad de tomar buenas decisiones en su trabajo.

Pero… cules seran esos pensamientos txicos a los que dedicamos ms tiempo del que realmente deberamos dedicarles?

Si tuviera que elegir los ms importantes, aquellos en los que las personas ms tiempo se estacan y que incluso te pueden hacer caer en una especie de estado depresivo impidiendo avanzar y vindolo todo negro, seran los siguientes:

1. Las viejas heridas del pasado.

El pasado, con sus alegras y quebraderos de cabeza, te ha hecho la persona que hoy da eres. Para eso sirve el pasado; hay que dejarlo ir. El pasado es un recuerdo, no un sitio donde vivir. Y supongo que todos tenemos recuerdos dolorosos, pero como deca Marc Chernoff en uno de sus post, algunos recuerdos del pasado siempre los llevaremos como cicatrices, y las cicatrices son una seal de sanacin. Deja cicatrizar las heridas, y a otra cosa.

Pero no slo hablamos del pasado de largo plazo, sino que personalmente, aadira incluso el pasado ms reciente.

La primera vez que pareca que el mundo se me caa encima, fue a raz de un desengao amoroso. Por desengao amoroso me refiero a esa sensacin de estar enamorado de alguien, tener una relacin con esa persona, y que esa persona diga de terminar la relacin. Tena 23 aos, y a pesar de que haba tenido otros desengaos amorosos, nunca me haba imaginado que una cosa as me pudiera hundir de esa forma a esas alturas.

Supongo que la mayora de las personas habrn experimentado algo as; no tener ganas de nada, ir a trabajar como un zombie vegetariano, no divertirte en las reuniones sociales, no ser capaz de quitarte a esa persona de la cabeza, y despus de 20 das, aprovechar el fin de semana para quedarte en casa, porque tu amargura es tal que es lo nico que te pide el cuerpo.

Todo el mundo te dice que salgas, que te diviertas, que eso se pasa, y que cuanto antes comiences a asumirlo, antes se te pasar… pero es tan difcil…

Es entonces cuando tienes una charla con una persona que te habla claro y te dice: “Sal y aparenta que te diviertes. Con lo tonto que ests demostrando ser, lo mismo hasta te engaas a ti mismo y comienzas a pasrtelo bien”. Y realmente, de toda la charla, ese prrafo fue lo ms amable y educado que esa persona me dijo aquel da. De hecho, me habl de tal forma que la sensacin de cabreo super a la de tristeza y amargura. Pero tena razn; qu necesidad tena de continuar sufriendo por algo que ya no iba a volver. Asumir el final y prepararse para comenzar de nuevo.

Y aquella experiencia fue como una vacuna, pues con el tiempo, en cuestin de desengaos amorosos, independientemente de quin deje a quin, aprend a estar fresco como una lechuga en 72 horas mximo.

Desde entonces sigo un lema para las cuestiones del corazn: Si tarde o temprano el desamor se pasa, para qu voy a perder ms de 3 das en algo que se me va a pasar seguro. Por tanto, hay que asumir la realidad de que algo ya ha terminado para volver a comenzar de nuevo. Aplica so a cualquier campo.

2. Los temores.

Alguien dijo una vez: “slo tengo un miedo, y es el miedo a tener miedo de algo”. Son los miedos los que nos impiden avanzar en la mayora de facetas de nuestra vida. Y lo triste es que no se puede huir de los miedos. nicamente se pueden combatir enfrentndote a ellos.

Tienes miedo a hablar en pblico?, pues habla en pblico hasta que el miedo desaparezca. Eres tmido para comenzar a hablar con un desconocido?, pues habla con desconocidos hasta que la timidez desaparezca.

Richard Branson dice que cada temor que ha tenido a lo largo de su vida lo ha convertido en un reto. De hecho, dedicaba cuerpo y alma en practicar aquellas cosas que le daban miedo hasta que ese miedo desapareca. Hoy da solemos verlo practicando todo tipo de deportes de riesgo; los mismos que le daban pnico hace unos aos.

En otras ocasiones tenemos miedo de lo que pueda suceder, y es el propio miedo el que se encarga de hacer que suceda, porque le cedemos el control a esos miedos.

Y para avanzar, si bien siempre aparecern temores en cualquier cosa, lo nico que diferencia a unas personas de otras es la capacidad de enfrentarse a sus mayores miedos. Eso es avanzar.

(Leer: 8 trucos probados para superar el miedo y la ansiedad)

3. Lo que los dems piensan de ti.

Sabas que muchos emprendedores inician su propio negocio nicamente porque les gustara impresionar a los dems con su posible xito? Otras personas se dedican a una profesin concreta, no porque les guste, sino porque est mejor vista por los dems, y piensan que as podrn impresionar a otras personas.

Pero lo cierto es que esta competicin mental por impresionar a los dems, suele terminar mal, porque en ltima instancia, nosotros slo competimos contra nosotros mismos.

El hecho de que otras personas estn haciendo algo, no significa realmente que esa opcin sea la adecuada para nosotros.

Era Steve Jobs quien deca que “no vivas la vida de otros”. Vive esa vida con la que te sientas bien, y haz lo que realmente quieres hacer. Algunas personas sin una vida propia a la que prestar atencin, te adorarn o criticarn, pero al final, eres t el que decide si te sientes feliz con la vida que ests llevando y haciendo aquello que ests haciendo.

Recuerda que las personas te criticarn por cmo eres, y otras te adorarn por ese mismo motivo. Muchos ahora mismo no lo entienden, pero cuando comienzas a hacer las cosas nicamente por ti mismo y no por la imagen que quieres transmitir a los dems, la vida comienza a verse de una forma muy distinta.

A %d blogueros les gusta esto: