cuidado con el fracaso

Carlos Mora Vanegas
Todo fracaso es el condimento que da sabor al éxito.
Truman Capote
Después de un fracaso, los planes mejor elaborados parecen absurdos.
Fiodor Dostoievski
Siempre se debe estar despierto, atento, a fin de evitar que nuestras acciones, pensamientos, den paso a que se manifieste el fracaso que tiene mucho alcance, repercusiones en lo psiquico, fisico y puede conllevarnos a una significatica y perjudicial crisis sino lo sabemos afrontar.
Al respecto de la relevancia e importancia de tener presente l;o que involucra el fracaso , alguien ha escrito por internet, que :
Fracasar no significa que somos fracasados…lo que sí significa es que todavía no hemos triunfado.
Fracasar no significa que no hayamos logrado nada…lo que sí significa es que hemos aprendido algo.
Fracasar no significa que hemos sido unos tontos…lo que sí significa es que teníamos mucha fe.
Fracasar no significa que nos hemos desgraciado…lo que sí significa es que estuvimos dispuestos a intentarlo.
Fracasar no significa que no tenemos lo que se necesita…lo que sí significa es que necesitamos hacer algo de manera diferente.
Fracasar no significa que somos inferiores…lo que sí significa es que no somos perfectos.
Fracasar no significa que hemos desperdiciado nuestra vida…lo que sí significa es que tenemos una razón para comenzar de nuevo.
Fracasar no significa que debiéramos rendirnos…lo que sí significa es que debemos intentarlo con más fuerza.
Fracasar no significa que nunca lo lograremos…lo que sí significa es que nos tomará un poquito más de tiempo.
Por su parte, es.wikihow.com, opina sobre la relevancia e importancia de entender el alcance del fracaso ,que el fracaso es algo dado por hecho en la vida; esperar navegar sin algún traspié no es realista y te prepara para caer con más fuerza cuando la desgracia ocurra. Evitar el fracaso también evita que te ganes la resistencia que necesitas para lidiar con ello, que es un elemento vital de recuperarte. Es desafortunado que en las sociedades obsesionadas con el éxito y los logros, el fracaso puede ser visto como la peor cosa que le podría pasar a alguien. La realidad es que el fracaso es muy común pero también lo es el superarlo y atravesarlo para llegar a cosas más exitosas en el futuro. Incluso cuando un fracaso no puede ser evitado, siempre hay algo que aprender de él.
La fuente de informacion citada proporciona sugerencias para afrontar el fracaso de las cuales seleccionamos 6 que consideramos importantes de ser tomadas en cuentas a saber:
*Recuérdate a ti mismo que eres suficientemente bueno. Leo Babauta sugiere que no creer que somos suficientemente buenos tiene que ver con el miedo al fracaso. Los fracasos sirven como prueba de este miedo tan grande, haciéndonos querer retirarnos y no tratar de nuevo por miedo a ser más expuestos como inadecuados e incapaces. Sin embargo, este miedo no está fundamentado en la realidad; nadie es perfecto y todos errarán en algún punto de su vida. La verdadera diferencia entre la gente que se ha hecho exitosa y ha superado el fracaso y aquellos que no está en cómo manejas el fracaso y cómo ves su impacto en ti. Sentirse inadecuado es un sentimiento humano común que incluso las personas muy públicas y exitosas sienten pero no dejan que los aflija. Eres lo suficientemente bueno; todo lo que necesitas es darte la luz verde para seguir intentando.
*Mantén la calma. Por lo que sea que te estés sintiendo como un fracaso, no pierdas tu compostura por eso. Míralo de esta manera: no hará ninguna diferencia al resultado si pierdes la calma o si la mantienes, pero te quitará menos energía y mantendrá tu reputación si escoges la segunda. Si realmente estás frustrado y enojado, canaliza estas emociones para motivarte a empezar de nuevo.
No desquites tu enojo con otros. No es bueno guardar tus sentimientos, pero no puedes ir por ahí desquitando tu ira en los que te rodean por ninguna buena razón. Sal a correr, nadar o una sesión de boxeo para aliviar la tensión y darte tu espacio para pensar. Sólo haz algo enfocado y energizado para distraerte de los sentimientos intensos iniciales hasta que se calmen.
Toma tu tiempo. La gente usualmente no se recupera de un fracaso grande de la noche a la mañana. Toma tiempo para que las emociones sanen. Aunque eso no significa que tengas derecho a lloriquear. Este tiempo es mejor si lo inviertes pensando en cómo hacerlo mejor la siguiente vez y haciendo crecer tu resistencia.
*Olvídate de cómo otras personas te ven. No sólo cualquier fracaso obvio pronto serán noticias del pasado, pero si piensas que otras personas te están juzgando (y tal vez lo estén haciendo, tal vez no), no pasará mucho antes de que estén ocupados preocupándose sobre sus propias fallas para lanzar lodo a las tuyas. Después de todo, todos fallarán de vez en cuando; alardear ante alguien más siempre tiene un efecto de boomerang, una realidad que les servirá como una forma natural para dejar de criticar constantemente. Y ultimadamente, ¿qué importa lo que los críticos piensen? La mayoría del tiempo no tienen ni idea del esfuerzo que ha sido invertido en lo que has hecho y lo que intentas alcanzar; también es muy fácil ser un crítico experto sin estar enterado de la información completa.
Permite que cada fracaso sirva como una oportunidad de fortalecer tu determinación en la cara de la crítica. Esto es una respuesta mucho más positiva y autosustentable que creer en las cosas desagradables y desconsideradas que la gente puede decir.
*Vive en el presente. El miedo al fracaso es una proyección futura de la preocupación y una dependencia de lo que sucedió en el pasado. Si estás atrapado en este tipo de pensamiento, estás viviendo la vida de acuerdo a lo que podría pasar. El autor Leo Babauta sugiere que la respuesta aquí es simplemente hacerlo ahora, en el momento… transportate al momento y enfócate en lo que estás haciendo ahora.”[3] Quedándote en el presente, te mantienes enfocado en el potencial de ahora y permites que tu creatividad, intelectuo e innovación florezcan. Los fracasos del pasado son lecciones fundamentales para entender mejor el presente y tener un sentido de vivir ahora mejorado; el futuro es creado a través de tu compromiso con el presente en vez de con tu presente siendo guiado por tu miedo de las posibles pérdidas de mañana.
Acepta el miedo. El fracaso sólo puede detenerte si sigues temiéndole. Acepta el miedo y te liberarás de su control. Permitir que el miedo te controle te hace vulnerable a ser controlado. El miedo desenfrenado puede hacer que dejes a otros hacer decisiones por ti en tu vida; aunque eso puede ser una receta para no tomar responsabilidad cuando las cosas salen mal, también puede significar que pierdes tu sentido de creatividad, innovación e incluso a ti mismo. Ayuda a enseñarle a la gente que no sólo está bien fracasar, sino que también es saludable romper este miedo.
*Enfócate en intentar de nuevo. Dale Carnegie alguna vez dijo que era esencial “desarrollar el éxito de los fracasos. El desánimo y el fracaso son dos de los escalones más firmes hacia el éxito.” La persistencia es la fuente del éxito para la mayoría de la gente en este planeta. Los éxitos instantáneos son extraños; usualmente son personas que han estado tratando y fallando y tratando de nuevo muchas veces. El hombre exitoso Simon Reynolds, cree que la falta de persistencia es una gran razón por la que la gente fracasa; darte por vencido muy pronto significa que nunca sabrás lo que estás buscando hacer o ser podía ser logrado ¡y dice que este es el caso de la “mayoría de la gente”!
No confundas la falta de persistencia con una meta que no es posible alcanzar; la mayoría de las veces es la falta de persistencia y no la meta lo que es el problema. Naturalmente, hacer las cosas exactamente de la misma manera que lleva al fracaso no es la respuesta; en vez de eso, enfócate en la meta y toma lecciones de lo que no funcionó para mostrar cómo puedes encontrar nuevas y mejoradas maneras de alcanzar tu meta esta vez.
*Crece. El popular entrenador motivacional Anthony Robbins dice que no sólo crecemos para nosotros mismos; crecemos para que podamos contribuir más allá de nosotros mismos.[7] Esto es algo importante que hay que recordar cuando estás siguiendo a pesar de tus fracasos. Tus experiencias están disponibles para que otros aprendan de ellas si estás dispuesto a compartirlas, así como estar dispuesto a compartir con otros cómo has atravesado el fracaso hacia un resultado más fructífero y satisfactorio, e incluso lo que pasó cuando no pudiste vencer el fracaso. Esto ayuda a todos a hacerse más comprensivos y a aceptar el rol del fracaso en las sociedades movidas por el éxito.
Conclusion
Definitivamente como lo indica no hay que dejar que los ideales del perfeccionismo impidan tu crecimiento y no te compares con otras historias de éxito; esas historias contienen muchos fracasos de los que nunca se habla.
No dejes que un fracaso de deprima. Si estabas determinado y fallaste, intenta de nuevo. Un hombre que peleó contra el fracaso toda su vida pero siempre será recordado por su tenacidad y aguante es Winston Churchill. Una vez dijo, “El éxito es la habilidad de ir de un fracaso a otro sin pérdida de entusiasmo”. Y vivió esa creencia sin importar las probabilidades.
*Fuentes debidamente especificadas
carmorvane@gmail.com
Docente de postgrado, Faces, UC.