dirección de pyme: comparando tus habilidades con las que demanda el negocio

lberto Núñez Mendoza

Presumiblemente a estas alturas de tu investigación para crear tu empresa propia ya has identificado alguna carencia o necesidad no satisfecha en el mercado. Si es así, ya estas listo para comparar tus habilidades con las habilidades que demandará tu negocio. Sin embargo, en el caso de que aún no hayas logrado identificar alguna carencia o necesidad a tu alrededor, será necesario que primero sepas cómo seleccionar tu empresa propia.

Para comenzar, debes elaborar una lista que incluya todo aquello que has aprendido a lo largo de tu vida, incluyendo los deportes que te gusta practicar o presenciar, tus pasatiempos o hobbies, y las actividades artísticas, fotográficas, culinarias, manuales, etc. que hayas logrado desarrollar. A continuación, trata de identificar cuales han sido las habilidades que has logrado desarrollar a consecuencia de ello. Y finalmente, trata de definir lo más claro posible, cuáles serían los propósitos, metas y objetivos que pretenderías alcanzar en tu negocio.

Ahora, piensa en el producto o servicio que desearías proveer, realizando una pequeña investigación en el mercado de tu localidad, enfocándote en quiénes serían los que lo demandarían, dónde y cómo lo adquieren, quiénes lo están proveyendo actualmente y a que precios (si es que ya existe en el mercado).

Aunque este ejercicio te pudiera parecer simplista al principio, estoy seguro que te sorprenderán los resultados, al ver la forma en que se van cristalizando los conceptos importantes sobre tu negocio una vez que te has visto obligado a escribir tus ideas en una hoja de papel.

Una vez que hayas hecho lo anterior, sólo tendrás que comparar el listado de tus habilidades con las necesidades que demanda tu mercado. ¿encuentras en él algo para ti?, si concluyes que no es así, no desesperes, todavía; reinicia el proceso considerando otro producto o servicio.

A continuación te presento algunas recomendaciones y sugerencias que seguramente, te ayudarán a seleccionar de mejor forma los productos/ servicios que puedes proveer:

Revisa los datos de tu investigación del mercado y elimina primero aquellos productos/ servicios que consideras que no disfrutarías produciendo o comercializando. Es necesario que tomes en cuenta que como propietario estarás viviendo, durmiendo y respirando todo en relación a tu negocio, y que, si no lo disfrutas, tus posibilidades de éxito se verán seriamente reducidas.
No te inclines demasiado en seleccionar un producto sólo en base a tu lista de habilidades actuales, ya que como propietario de tu empresa, gran parte de tu tiempo lo dedicarás a cubrir actividades que en realidad no tendrán mucho que ver con el producto en si, como son: desarrollar y mantener actualizados tus manuales de organización, políticas y procedimientos, supervisar al personal, negociar con los proveedores, reunirte con el contador y el abogado, etc.
Si no cuentas con amplios recursos económicos para iniciar tu negocio, busca uno de servicios, donde los costos de apertura no son muy altos y donde se tiene por costumbre cobrar un anticipo.
Busca un negocio que ofrezca un producto/ servicio de alta comercialidad, esto es, que requiera contar con un alto número de clientes, aunque obtengas una baja rentabilidad por unidad. Tu reto será convencer a los clientes para que regresen a adquirirlo siempre contigo.
Evita abrir negocios de temporada en épocas de temporada, ya que no contarás con tiempo suficiente para aprender los detalles finos del mismo, exponiéndote a causar una mala primera impresión entre tus clientes. También debes estar convencido que podrás a remontar los meses de ventas lentas. En contraparte, este tipo de negocios (tiendas de artículos escolares, navideños, etc.) pueden proporcionarte tiempo libre en épocas fuera de temporada, que podrías dedicar a otros proyectos.
Rehuye competir en precios con empresas de descuento o que ya cuentan con cierta tradición y antigüedad en el mercado de tu localidad, ya que seguramente ellos estarán en mejores condiciones de soportar una “guerra de precios” por periodos prolongados, dificultando tu ingreso. Siempre es mejor que trates de competir con ellos en términos de servicio (facilitando la experiencia de la compra del cliente y proyectándoles un sentimiento de seguridad, confianza y atención personalizada).
Finalmente, aunque las empresas enfocadas a proporcionar servicios han sido por muchos años las más populares entre los propietarios de nuevos negocios, ya que se considera que son menos complicadas para operar y requieren de menores inversiones en términos de compras de equipo y pago de nómina (plantilla) de personal; un factor de peso que debes considerar al crear una empresa de este tipo es que, si tienes en mente venderla a corto o mediano plazo y retirarte, son el tipo de negocios más difíciles de vender, ya que el principal activo en ellas, siempre serás tú.

AUTOR: Alberto Núñez Mendoza