disfrutar los momentos

La vida está llena de nuevas experiencias y etapas. Cada instante, cada minuto cuenta en nuestras vidas, por ello hemos de intentar vivirla de la mejor manera posible, tratando de ser feliz.

Para ello hemos de aprender a deshacernos de todo lo que nos haga sentir mal, de esas experiencias nefastas que llevamos a cuestas en nuestra «mochila» y cuando digo deshacernos no significa borrarlas para siempre, porque no se puede vivir sin pasado, sino guardarlas en un lugar lejano en la mente, aprender de los errores cometidos y apartarlos de nuestra vida, como una experiencia que fue y nada más.

En nuestro interior siempre llevaremos todo aquello que hemos vivido, alegrias, ilusiones, sentimientos que nuestro corazón un día albergó, experiencias gratas o desagradables. Todo eso con el paso del tiempo pesa y nos impide disfrutar plenamente del momento presente, por eso hemos de aprender a despojarnos de esa «mochila»y dejarla apartada, lejos, en el baúl del recuerdo. Por el contrario, es bueno recordar las vivencias que nos han producido felicidad en distintas etapas de la vida, porque esto aumenta nuestras energías positivas.

Tenemos que vivir el momento, cada día que amanece está lleno de nuevas experiencias, de nuevas ilusiones, éxitos y fracasos de los que deberemos aprender y posteriormente archivar para continuar sin el peso de las frustraciones ocasionadas, pero sobre todo habremos vivido, hemos de continuar pasando página del ayer, siempre adelante y con esperanzas puestas en todo aquello que realicemos.

Si te cargas de positividad, pensamientos constructivos y de vitalidad, irradiarás alegría; todo lo bueno se proyectará hacia ti porque lo atraes, haciéndo fluir en la mayoría de las veces acontecimientos agradables que te harán sentir felicidad.

No te agobies pensando en el futuro, vive el día de hoy, disfrútalo, porque ese será el pasado de mañana y no volverás a vivirlo nunca más. Pues las cosas del pasado ya no las podemos cambiar, pero sí aprender de las experiencias vividas, ya que nos servirán como lección para el futuro.

No olvides también hacer un filtrado, ordenar, retira todo lo inútil, no seas victima del rencor, ni de cualquier otro sentimiento negativo, pues éstos siempre hacen daño a quienes lo sienten. En definitiva, aparta todo aquello que te impida seguir adelante, te sentirás más aliviado de carga y más feliz.

APRENDE A DECIR NO, simplifica tu vida y desacelera el ritmo frenético del día a día, saca más tiempo para el ocio, aumenta el tiempo para compartir con la familia y/o amigos, realiza más actividades en la naturaleza, haz ejercicio físico, que beneficia mente, cuerpo y alma; pero sobre todo disfruta cada momento de la inmensa fortuna de vivir en un planeta lleno de maravillas. Y recuerda siempre quedarte con el lado positivo de todo lo que vivas, porque eso te dará nuevas energías, logrando que te sientas más feliz.

A %d blogueros les gusta esto: