el coaching y la determinacion en la toma de decisiones

Un caso extremo de parlisis ante la toma de decisiones es la de un hombre que tard casi diez aos en evaluar si compraba o no una computadora, pues siempre era posible que saliera una ms nueva y actualizada el mes siguiente.

Se informaba de todos los avances de la tecnologa para ser capaz de elegir la mejor y en esos aos su vida se fue perfilando al margen de la informtica, hasta que qued por completo desconectado e incomunicado.

Pero no es nico en esto: tambin conozco una mujer que a sus 42 me confes que en toda su vida no haba tomado ella una sola decisin importante.

Siempre dej que otros lo hicieran, y ella, complaciente, les obedeci. As su madre eligi la carrera y el novio adecuado para casarse. El novio decidi cmo, cundo y dnde casarse y cundo tener hijos.

Al marido le deleg las decisiones de las escuelas, el perro y el manejo de las finanzas.

Un profesor de la universidad la recomend en la empresa en que trabaja desde que se gradu y hasta la seora que le hace la limpieza en casa es producto de la seleccin hecha por su hermana.

As que el da en que la directora del rea la envi a un proceso de coaching para mejorar sus habilidades de toma de decisiones, a la mujer casi le da un ataque. Porque le hablaban en chino. Senta que le pedan peras al olmo.

Cul haba sido su estrategia para sobrevivir en las batallas organizacionales sin tomar decisiones?

Muy fcil: Es que yo confo mucho en las personas y las empodero a que decidan. Mejor que lo hagan ellas, no yo. Y aadi algo an ms contundente: Yo no sirvo para eso. A m que me digan qu hacer para cundo y listo, lo hago.

Sorprendido? La verdad es que esto sucede ms frecuentemente de lo que pensamos los que s estamos todo el tiempo tomando decisiones.

Seguramente cargamos con varias personas as sin siquiera percatarnos.

Nabeshima Naoshige (1537-1619), un guerrero samuri, dijo en su tiempo: Cuando uno se lanza de manera displicente y sin vigor, siete de diez ocasiones terminarn mal. Un guerrero es alguien que toma decisiones con presteza. Y para tomar las decisiones con presteza se necesitan: determinacin, voluntad y valor.

Pero que tampoco se te pase. Porque tenemos el polo opuesto, que ocupan los que yo llamo guerreros vikingos y de los que hablar ms en otra ocasin.

Ahora contar slo cmo la determinacin al tomar decisiones sin el lapso de al menos siete respiraciones puede traer su costo.

El vikingo que traigo en mente era un europeo, director de una planta del rea automotriz en Mxico.

Un da, despus de la comida, dos compatriotas de l se sintieron mal y fueron a decirle a su oficina que la comida estaba contaminada.

Sin ms informacin que esa, tom el telfono, llam al encargado del comedor, mand cerrarlo y tirar toda la comida de los mil empleados, pues estaba contaminada.

No hubo poder que lo hiciera desistir y dio orden de enviar una inspeccin sanitaria para garantizar la salud de todos.

El hecho de que curiosamente fueran los extranjeros quienes se pusieran mal con la comida en Mxico no le dio suficiente informacin para hacerse ni una sola pregunta.

Que el resto de la planta se quedara sin comer y no hubiera ms casos de intoxicacin, tampoco. Este hombre evidentemente confunda sus impulsos con la verdad.

Dice el Hagakure: Es verdaderamente difcil tomar decisiones en estado de agitacin. Por consiguiente, si uno se enfrenta a los problemas con la mente afilada como una navaja, siempre se encuentra la solucin en menos tiempo del preciso para hacer siete respiraciones. Hay que considerar los problemas con calma y determinacin.

Ante la tormenta en quin te conviertes?