el consumerismo

“La concentración es el único camino que nos libera
de la miserias y tribulaciones del mundo. Nuestro único deber es practicar la
concentración. Hemos tomado este cuerpo para practicar la concentración y por
medio de la concentración realizar el Yo” – Sawmi Sivananda.

RESUMEN

Es un hecho
cierto, que vivimos una época en donde la dinámica de los mercados acicateados
por la competitividad que a la vez se origina del acelerado desarrollo
tecnológico, del crecimiento de muchas grandes empresas que han proliferado con
la producción de una gran variedad de productos, ha originado que el
consumerismo se manifieste e incida en el comportamiento del consumidor,
tratando de satisfacer necesidades muchas superflua, artificiales, que desde
luego inciden determinantemente en su calidad de vida. Todo ello, ha originado
que se considere el rol del movimiento consumerista, en pro de la defensa del
consumidor 

RELEVANCIA,
REPERCUSIONES, ALCANCE

Lo cierto,
que el estudioso del comportamiento del consumidor, de la función de mercados
del presente, no ignore este tópico del consumismo tomando en consideración su
alcance, repercusiones, ventajas, desventajas, de tal forma que se puedan
aprovechar las oportunidades, determinar las debilidades y fortalezas de la
empresa en este escenario, con respecto a su rol con el consumidor del nuevo
milenio. 

De aquí, la importancia de en este breve artículo hacer un análisis de
las consecuencias sociales del marketing, en este caso reflejada en el
consumerismo. 

ORIGENES, ALCANCES, REPERCUSIONES

De acuerdo a Peter Drucker (1980), el consumerismo es lavergüenza
del marketing. Justamente, este movimiento nació para proteger a los
consumidores de las empresas que usan el marketing para imponer sus exigencias
a la demanda. Se basa en que existe un desequilibrio entre los derechos del
comprador y del vendedor. Tópico que la gerencia de mercados revestida de
responsabilidad social no puede descuidar. 

Rolando Arellano (2000), al respecto nos comenta, que el
movimiento consumerista es el movimiento social que busca aumentar el poder de
negociación frente a las empresas. 

Los argumentos de la crítica consumerista afirman, que las empresas usan
el marketing para satisfacer las necesidades del consumidor en el corto plazo,
en detrimento del bienestar en el largo plazo. Asimismo, señalan que las
empresas privilegian su beneficio económico antes que la sastifación de sus
mercados y, para lograr este objetivo, privilegian el valor afectivo de los
productos en detrimento de su valor funcional. 

Se dice, que sus orígenes se remontan a finales del siglo pasado en los
países escandinavos, en donde se manifiestan sociedades cooperativas de
consumidores y un movimiento femenino dedicado a la economía familiar. Se sabe
además, que en 1920 se formaron en Estados Unidos las primeras cooperativas de
consumidores para proteger sus compras, hasta que en 1962 se hicieron oficiales
los derechos del consumidor: derecho a consumir, derecho a la información,
derecho a la reparación, derecho a la seguridad y a la salud y derecho a ser
representado. Justamente, este movimiento se fortalece recientemente con la
creciente educación y organización de los consumidores, y constituye un
importante grupo de presión que obliga a las empresas a usar responsablemente
las técnicas de marketing. Aspecto que desafortunadamente en nuestro país no se
le ha dado la importancia que se merece, a pesar de contarse con una Ley de
protección del consumidor que deja mucho que decir el respeto al cumplimiento
de lo que en ella esta tipificado. 

Arellano agrega, que en América latina existen muy pocos
movimientos consumeristas, debido a la existencia de oligopolios en casi todos
los sectores de consumo. Es en los años noventa, cuando se empiezan a liberar
los mercados latinoamericanos, observándose que los consumidores comienzan a
tomar conciencia de su poder de negociación frente a las empresas, ejerciendo
su derecho de escoger entre diversas marcas y fabricantes. En México, por
ejemplo existen actualmente más de 3.000 comités de defensa de los consumidores
y más de 500 grupos organizados. 

Nos indica Arellano, que existen dos tipos de asociaciones de
consumidores definidos: 

a) Asociaciones de tipo individual. Estas asociaciones agrupan a
miembros individuales y se autofinancian con la venta de publicaciones. Su
actividad principal es la realización de análisis comparativos como es el caso
de la revista mexicana Revista del Consumidor, que mensualmente publica
estudios comparativos hechos entre las diversas marcas de un tipo de producto y
de sus conclusiones sobre la calidad, confiabilidad, precio y otros aspectos de
cada una de ellas. También proporcionan servicios jurídicos y consejo de
consumo a sus asociados.

b) Asociaciones de tipo grupal. Estas reúnen a sindicatos,
asociaciones, familiares, sociedades cooperativas de consumos. Reciben
subvenciones gubernamentales y colaboran con las autoridades con la mejora de
la legislación existente, además de promover mejores hábitos de consumo, de
gasto y de ahorro entre la población.

¿QUE BUSCAN LAS ORGANIZACIONES DE CONSUMIDORES?

Relata Arellano, que en el Primer Encuentro nacional de
Organizaciones de Consumidores en México (22 y 23 de mayo, de 1996), se
obtuvieron algunas conclusiones finales importantes: 

 

Desarrollar las tecnologías domésticas como un
medio para el mejoramiento de la economía familiar.Reforzar las organizaciones de consumidores
con el fin de mejorar la calidad de vida de sus integrantesDesarrollar las compras en común como una
alternativa para la mejor distribución del ingreso familiar y el abasto
comunitario.La participación de las organizaciones de
consumidores en la conservación del ambiente y el uso adecuado de los
recursos naturales.

Cabe destacar que además de las organizaciones de consumidores, existen
oficinas gubernamentales que protegen al consumidor, como el caso de INDECU en
el país, que tienen como objetivo central defender a los consumidores
individuales y permitir la libre competencia en los mercados; también existen
empresas privadas que informan a los consumidores sobre las condiciones
técnicas de los productos, sobre los derechos jurídicos en caso de reclamos o
sobre sus derechos frente a la administración pública. 

Agrega una vez más Arellano, que a nivel empresarial también
existen instancias que se crean con el fin de proteger a sus consumidores
contra errores de la misma empresa. A nivel mundial estos funcionarios
encargados a solucionar las quejas de los consumidores se le conoce con el nombre
de ombudsman, que significa defensor.

CONCLUSIONES

En Venezuela la defensa de los derechos de los consumidores debe ser más
activa, hay que empezar a educarlos con el fin de que hagan valer sus derechos
y justamente ahí existe una buena labor de responsabilidad social de la empresa
ante este compromiso, aspecto que el gobierno nacional no debe descuidar 

Las asociaciones de vecino, asociaciones de defensa del consumidor
definitivamente desempeñanuna labor importante en pro del consumidor
venezolano, a fin de que no sean prisioneros de algunas empresas que lo atrapan
con productos innecesarios, muchas veces afectando seriamente su calidad de
vida y lo que es más sus ingresos por adquirir productos que no son necesarios.
Están dadas las condiciones por que el consumidor haga valer sus derechos que
están establecidos en una ley que se publicó, pero que no tiene la eficacia que
se espera de ella cuando se violan aquellas disposiciones que atentan contra
los derechos del consumidor. Esperamos que esto se corrija lo más rápidamente
en pro del consumidor venezolano, nuestro caso.