el control como un proceso de aprendizaje organizacional

por Oscar Osvaldo Conti

En muchas organizaciones se ha instalado la presin como una actitud de control de la gestin. Esto simplifica, en apariencia, la funcin de quienes dirigen y la de los dirigidos. Todos terminan, por lo general, embarrados en la insatisfaccin y el resentimiento. Eso s: los unos y los otros se la pasan recitando frases vacas de contenido. El contenido es el que cada uno le da, no es terico, es absolutamente humano. Es un contenido que tiene que ver con un SER que DICE y se exterioriza en el HACER.

Si salimos un rato de las organizaciones, nos daremos cuenta de que la sociedad (contexto) funciona ms o menos de una manera similar. Todos perseguimos ideales ajustados a los modelos que hemos comprado (hubo muchos vendedores) como aquellos a los que debemos alcanzar. Esos a los que nosotros nos debemos ajustar, esforzndonos para lograrlo. Hemos ingerido definiciones sobre la vida, sobre el trabajo, sobre el amor, sobre la amistad, sobre la familia, sobre todo Todo est definido y para ser alcanzado.

Con el tiempo se ha ido sofisticando el lenguaje empresario referido a la competencia, al management, al trabajo en equipo y al liderazgo. Claro que, como siempre sucede cuando tratamos de actuar segn frases, no siempre logramos (me incluyo) decir con los hechos lo que pregonamos con la voz. El valor agregado, por ejemplo, termina en un par de palabras que resuenan en un enorme vaco existencial.

Es muy comn que cuando los empleados se quejan, tambin lo hagan los jefes. Terminan siendo vctimas y victimarios. Se estancan en un forcejeo inconducente y el nico camino que se encuentra es el de presionar aguas abajo. Se presiona tanto, que se llega a un punto en el que no produce ningn efecto a favor de la competitividad global de la organizacin.

Intentar desarrollar los extremos tericos que se me ocurren como estilos de conduccin.

La Alta Direccin decide alcanzar ciertos objetivos y disea una estrategia general para lograrlos. A partir de all baja lnea a la estructura operativa de la organizacin y presiona el accionar para que los objetivos sean alcanzados. Si esto ocurre va todo bien y si no, seguramente, alguien ser el responsable. Para los que estn en posiciones intermedias se presenta la oportunidad de encontrar culpables tanto arriba como abajo. Para los de abajo, nos les queda otro remedio que culpabilizar a los de arriba y para los que trazaron la estrategia no les cabe duda que los culpables son todos los de abajo. En algunas organizaciones, se produce tambin la queja intersectorial y aparecen los ellos y los nosotros

Esto, convengamos, que es una drstica simplificacin de la conocida direccin por objetivos, ya que la misma contempla un detallado proceso de planeamiento de todas las acciones seleccionadas para alcanzar las metas. Puede ser que este mtodo aggiornado a los tiempos modernos (veneracin de lo inmediato) resulte para algunos segmentos y durante un tiempo determinado. Son tantas las organizaciones que lo usan, que termina siendo muy poco eficaz como tctica competitiva (los clientes se saturan de las presiones de los vendedores que desean venderles algo y generan ms y ms resistencias).

En el extremo opuesto se me ocurre presentar a una organizacin con una visin compartida y que cada uno de sus miembros, con su trabajo, se siente aportando para alcanzarla. La energa de trabajo es enorme y la actitud frente a los conflictos es la de poner el hombro, sin considerar ni por un rato la posibilidad de buscar culpables. Los controles de gestin se convierten en un lenguaje comn ya que la organizacin se alinea en un proceso de planificacin en el que confluyen todos. Nadie se siente vctima de nadie. Los desvos ofrecen la posibilidad de aprender para continuar el camino en mejor posicin. Qu podemos hacer para enfrentar esta situacin? Nos hacemos cargo (responsables) de la situacin que vivimos y actuamos en consecuencia.

Sera desatinado afirmar que en las organizaciones sucede lo que presento como extremos alternativos. Cada organizacin va encontrando su propio camino de trabajo hacia la efectividad competitiva. Lo presento como una visin dualista, bastante comn en nosotros, para enaltecer a la infinidad de posibilidades intermedias.

Para poder elegir el camino utilizado creo que es necesario comparar los resultados logrados en diferentes caminos, de lo contrario se corre el peligro de enraizarnos en lo ya conocido y no investigar lo nuevo. Siento que algo de esto sucede en muchas organizaciones en las que la capacitacin termina siendo ms de lo mismo, un cmulo de informacin y para colmo, muchas veces repetida. Se insiste en hablar de capacitar y no de entrenar. Los deportistas se entrenan para competir y lograr superar sus propias metas.

En esto corresponde un mea culpa para todos los que proveemos capacitacin, ya que es probable que hayamos olvidado el componente reflexivo en nuestras ofertas. Puede ser que se haya abusado mucho de las lecciones del tipo: para hacer tal cosa hay que hacer esto, aquello y esto otro.

Pasar de una conduccin de control y presin a una de visin compartida es un salto cualitativo para el que se necesita mucha confianza y una clara visin hacia el futuro a partir del hoy. El temor, humano y saludable, al descontrol es enorme, no solo en quienes dirigen, sino tambin en quienes son dirigidos. Dejar de culpar a los de arriba implica abrirse a una vida protagonizada por uno mismo. Ser protagonistas abarca lo bueno y lo malo, lo buscado y lo no buscado, la luz y la sombra. Ac, en este punto, es donde se inicia el aprendizaje.

Cuando todo, en apariencia, viene dado no hay posibilidad de ensayos. Lo que se obtiene es lo que se obtiene y si se presenta alguna falla, habr que encontrar al culpable (interno o externo). No se considera, ni por un instante, la posibilidad de haber errado el objetivo elegido o las estrategias seleccionadas o las acciones encaradas y esto es lo que bloquea el proceso de aprendizaje tomado como el camino de evolucin o madurez organizacional. Sobre todo, esta conducta, debilita la potencia competitiva de la organizacin.

Un grupo de vendedores de una organizacin me contaba algo que ellos vivan a diario.

1- Se les asignaba una cuota (supongamos 100) que deban cumplir y hasta que no la superaban no alcanzaban la luz verde del semforo indicador de la gestin. Un vendedor me deca: si logro 100 la respuesta que recibo de mi jefe es: no me alcanza, an no has superado el objetivo.

2- Para presionar las acciones de venta se les exiga confeccionar una agenda diaria de visitas y/o contactos telefnicos a potenciales clientes (prospectos). Uno de los vendedores me deca: La lleno con toda mi creatividad e imaginacin y se queda tranquilo (inventaba los contactos). Los compaeros, con sus gestos y sonrisas, validaban el comentario de este emergente grupal.

Estos relatos disparan mis ganas de reflexionar desde el lugar de este vendedor:

a)- Si pongo mi autoestima en manos de mi jefe estoy perdido. Dejo de ser el protagonista de mi vida laboral (aunque posiblemente se extienda a otros aspectos de mi vida). Si lo que consigo es bueno para m, ser bueno para mi organizacin. Puedo conversar con mi jefe y preguntarle qu sugerencias me puede dar para superar mis objetivos. Cul es, en realidad, mi objetivo? Cul es mi propio semforo?

b)- Si engao a mi jefe me estoy engaando a m mismo. No vale la pena vivir en la mentira; en un como si. Desde la mentira no se puede construir un vnculo nutritivo. Una agenda de contactos es muy til para organizar mi trabajo. Puedo negarme a hacerla, pero tengo que estar conciente que elijo no cumplir con lo que tengo que hacer.

c)- Si creo que soy merecedor de un trabajo en el que solamente se me exige el cumplimiento a destajo de mi actividad es muy probable que piense que es lo correcto y esto me llevar a ir cediendo mi libertad de eleccin. En definitiva trabajar en la organizacin solamente porque es en la que estoy y no porque la elijo.

d)- Si vendo mi capacidad de eleccin por un precio determinado (salario) le estoy adjudicando un precio (siempre bajo) a mi libertad. Esto me conduce invariablemente a sentirme insatisfecho, frustrado y resentido.

En muchas organizaciones, este es un caso cotidiano. A pesar de ello se habla continuamente de la satisfaccin del cliente como si se tratara de un objetivo simple. Proponerme ser agente de satisfaccin de las necesidades de los dems, se convierte en un viaje non stop a la frustracin. Pongo mi ser a disposicin de otro. Me suben o bajan el pulgar, en un proceso continuo de desgaste.

Esta enorme confusin es, supongo, una mala interpretacin de la definicin del marketing, en la que se menciona que el consumidor (cliente) busca satisfacer una necesidad o deseo a travs de la adquisicin de un producto (con la ilusin de sentirse completo). Como las necesidades son ilimitadas y los recursos escasos (finitos) siempre existirn necesidades insatisfechas.

Como el jefe del vendedor no estaba presente no es apropiado hablar de l, vaya uno a saber si ese jefe existe o si dice lo que el vendedor dice que dice. Lo fundamental, para el vendedor, es lograr salirse de esa maraa conceptual en la que siempre se siente perdedor y frustrado. Tiene que poder contar su historia de una manera diferente.

Sera interesante conocer cmo se deciden los objetivos en la organizacin en la que trabajan estos vendedores, cmo se van entrelazando las metas para alcanzarlos y cmo se deciden las acciones para lograr cumplir con ellas. Cmo aporta cada sector para que las metas se cumplan y cmo se corrigen los desvos que se van presentando no slo en la trinchera, sino en toda la lnea de trabajo.

No estoy denostando a la presin, lo que no creo es que resulte suficiente para el actual nivel competitivo. Este camino aparta a una gran cantidad de gente del aprendizaje y, adems, enrarece el clima interno, que, indefectiblemente se transmite al mercado (un aula es parte del mercado). Lo realmente interesante es lograr rescatar lo que disparan los desvos, es all donde aprendemos todos, hacindonos responsables de las circunstancias que van apareciendo en el proceso comercial (vital) de la organizacin.

Cuando la planificacin baja a la estructura operativa como algo ya decidido, se est dejando gente afuera del proceso, fragmentando a la organizacin. En estos casos, los seres humanos se transforman en engranajes de una maquinaria inflexible. Esta es la debilidad caracterstica de la planificacin a puertas cerradas, bastante comn an en esta poca, simplemente porque es lo que aprendimos y es lo que venimos haciendo.

Es posible que sean las secuelas de una administracin basada en controles y procedimientos decididos por muy pocos. Nos olvidamos que han transcurrido dos siglos y que la humanidad ha evolucionado. La competencia es otra.

La diferencia en la competencia de hoy pasa cada vez ms por cmo trabaja la organizacin en su conjunto, no solamente en el sector comercial, o en el de produccin, o en el de administracin.Todos aportan y entre todos compiten.

En un curso dado a los mismos comerciales quejosos anteriores, les decan que el valor agregado funcional lo da la empresa y el valor agregado emocional el vendedor. Suponiendo que esto sea as, es un enorme riesgo que el agregado emocional est a cargo de quienes no participan de los planes ni de la decisin de las medidas correctivas y que adems, como si fuera poco, ostentan un estado de nimo nada positivo.

Es por este motivo que cuando la organizacin decide ofrecer cursos a sus comerciales, estos se sienten expectantes para llevarse herramientas o algo. Esa expectativa los mantiene en el mismo lugar en el que estaban al iniciarse el curso. No estn permeables para lo nuevo. Todo ya lo saben, aunque no lo hagan. No tienen en cuenta que saber y no hacer es no saber. Es posible que aguas arriba suceda algo similar.

Pretender que la gente haga lo que queremos que haga de la manera que consideramos correcta es una falencia grave de las organizaciones basadas en una conduccin verticalista. Se termina privilegiando, aunque la intencin no sea sta, a la obediencia frente a la creatividad. Se deciden los objetivos, las metas y acciones sin habilitar la participacin de aquellos que estn a diario en el mercado en contacto con clientes, prospectos y con informacin fresca sobre los movimientos de los competidores.

Cuando se busca alcanzar un objetivo colectivo, ste se convierte en lo que todos deseamos alcanzar. El objetivo comn nos empuja, nos alienta. El entusiasmo se desparrama en toda la organizacin. Todos nos sentimos responsables para lograrlo. La energa grupal, incluso, alinea a quienes se resisten sin que se deban cruzar palabras.

Hay muchas organizaciones en las que al controlar la gestin no tienen en cuenta que en el diseo de la planificacin estratgica y operativa se pudo haber pasado por alto a algunas variables.Muchas veces, despus de enormes esfuerzos fallidos en el mercado se termina concluyendo en que el lanzamiento de un nuevo producto result de una evaluacin ligera.

Convengamos que presionar es bastante ms simple que dirigir mediante una detallada y prolija planificacin y las posteriores correcciones de los desvos. Digo simple porque es lo conocido, lo que hemos mamado desde jvenes. Es simple, porque es el camino que venimos transitando y en el que estn las huellas que nos llevan a algn lugar supuestamente cierto aunque puede resultar no efectivo y luego nos encontremos repitiendo una vez ms la frase: me la paso apagando incendios.

Es probable que ese camino de control presente enormes costos ocultos que inciden luego en la rentabilidad de la empresa. Como los desconocemos, no los tenemos en cuenta. Los controles de los controles son entes destructores de la energa generativa. Son tumores malignos que se nutren y crecen en los organismos vivos quitndoles vitalidad, aunque no nos demos cuenta de este proceso silencioso y continuo que se vive en las sombras de las organizaciones.

Generalmente cuando llegamos a esta parte del anlisis, casi todos terminan por reconocer que se cumplen con los objetivos, que las quejas no son para tanto y que todo est bien. La costumbre de una actitud no reflexiva nos impulsa a escaparnos por temor vaya uno a saber de qu.

Creo que vale la pena pensar un rato si el camino no podra ser otro. Vivir quejndose sin hacer nada para erradicar la queja no es saludable ni para la organizacin ni para sus miembros. Si se respetan a las quejas, dndole el valor que encierran (energa disponible) es posible encontrar nuevos cursos de accin individual y grupal para canalizar esa energa a favor de la organizacin.

Es interesante considerar que si nos quejamos aunque todo est bien hay algo que no est bien. Una de dos: o nos estamos olvidando de agradecer porque todo est bien o es cierto que si hay quejas algo nos est pasando. Qu tiene de malo la queja? La queja instalada absorbe energa, es un gasto operativo enorme que no se registra en los libros.

Vivimos un tiempo de integracin. Las ciencias van aceptando al ser humano como una unidad conformada por un cuerpo, un corazn, una mente y un espritu. Cada uno de estos componentes posee sus propias necesidades y motivaciones.

Mente

Corazn

Cuerpo

Espritu

Necesidades

Aprender

Amar

Vivir

Dejar legado

Motivaciones

Conocimiento

Relaciones

Supervivencia

Sentido/Aportacin

Si seguimos proponiendo un management basado en decir lo que hay que hacer y como hacerlo (subestimando a nuestra gente) y luego nos dedicamos a controlar lo que se hace y cmo se hace puede ser que nos estemos perdiendo enormes oportunidades, no slo de incrementar la rentabilidad, sino de vivir plenamente nuestra vida laboral.

En una reunin de capacitacin, despus de quejarse por el clima laboral y escuchar algn comentario mo referido a la responsabilidad de cada participante en la queja, el grupo termin minimizndola aduciendo que slo se trataba del tiempo que estaban dentro de la empresa. Con irona, les contest que entonces estaba todo bien, si solamente sufran durante 12 horas diarias, si dorman 8, ellos eran felices durante 4 horas, siempre y cuando pudieran accionar el switch al salir de sus trabajos. Esta es la calidad de vida que merecemos?

La resistencia al cambio es enorme, incluso en aquellos aspectos en los que somos infelices. Nos cuesta mucho poder aceptar que decidimos hacer lo que hacemos.

Me pregunto hasta cundo una organizacin puede crecer con miembros insatisfechos. Tambin me pregunto si una organizacin que vive en la insatisfaccin es apta para, a travs de sus productos, satisfacer las necesidades de sus clientes. Si no he probado el dulce de leche, cmo voy a pregonar sobre su sabor?

Muchas veces, la carencia reflexiva, justamente es la que nos impulsa a fijar objetivos que o no son alcanzables o para que lo sean se requiere impulsar nuevas acciones y/o dejar de ejecutar algunas otras. Al no tener en cuenta esto, nos topamos con la insatisfaccin por no haber alcanzado las metas fijadas. Qu hacemos con esta insatisfaccin?

En un taller, uno de los participantes (Carlos) prepar un trabajo sobre la aceptacin. Para l, estaba referida a la consideracin. Me encant su mirada. Considerarme para poder considerar a los OTROS. Si no podemos considerarnos como miembros que perseguimos un objetivo comn, no gastemos el tiempo porque no hay curso que haga posible que consideremos al cliente. Slo si me considero, puedo considerar a los dems, sean estos compaeros, amigos, jefes, clientes o prospectos.

Cuando hablo de planificar con una visin compartida no me refiero a que cada uno hace lo que quiere. Hablo de entusiasmo (habitado por los dioses), de orgullo por pertenecer, de decidir estar en la organizacin, de dar y recibir, de esforzarse para alcanzar objetivos comunes e individuales. En este ambiente no existe la culpa ni la excusa. Como sostiene Enrique Mariscal: se conforma un grupo magntico que solamente atrae.

La gestin de control utilizada solo como una herramienta de presin no fomenta el crecimiento de los miembros. Los achancha, los encierra en la mediocridad. Se bloquea el surgimiento de las ideas generativas, se niega la alquimia. Es el mejor camino para que un jefe deje de crecer como lder, como conductor y motivador de gente.

Cuando me reno con gerentes que se muestran descontentos por las gestiones de sus empleados, terminan reconociendo que estn cansados de controlar. Esto es humano y es justamente el indicador por excelencia para comenzar a preguntarse qu otro camino puedo utilizar. Liderar no cansa. Genera tanta energa (sinergia) que el cansancio no tiene cabida.

Si el lder busca solamente la falla en su gente, se est perdiendo la parte principal de la pelcula.Qu estoy haciendo que no motivo a mi gente? Qu me dice la gente? Qu veo en ellos que me molesta?

Los desvos, aunque nos pesen o molesten, son materia prima para accionar correctivamente. Incluso, pueden estar oficiando de mensajeros, alertando sobre nuevas oportunidades de negocios. Esto debe ser asumido por toda la organizacin para evitar la tendencia a patear para adelante para ver que pasa. Cuando los controles se convierten en buscadores de cabezas se instala el temor y la creatividad y la energa grupal brillan por su ausencia.

Conversando con un amigo sobre la energa grupal, l (muy conocedor del tema) me deca que las organizaciones abusan del gasto energtico. Utiliz la metfora de la guerra, en la que el consumo energtico se concentra durante un tiempo breve y luego se disipa, dejando un tendal de no vida. Segn su mirada, muchas organizaciones han ingresado en este circuito, gastando energa y reponindola con gente ms joven. El aspecto medular no cambia, se cambia a la gente.

Los alquimistas buscaban transformar al plomo en oro. Muchas veces, cuando dirigimos a nuestra gente pareciera que deseamos atesorar mucho plomo y terminamos onvirtiendo a las organizaciones que dirigimos en grises y pesadas.

Ser protagonistas de nuestras vidas no es una decisin cmoda. Hay que asumir que consciente o inconscientemente siempre decidimos cmo actuamos en nuestras organizaciones y en nuestras vidas. Si somos protagonistas motivamos a los otros a que lo sean.

Concluyo que hay infinidad de estilos para ejercer la gerencia, lo fundamental es no perder la oportunidad de verse en los miembros de la organizacin. Es muy importante no dejarse llevar por la inmediatez de las acciones y sobre todo, no enamorarse de frases hechas, esas que nos alejan irremediablemente de nosotros mismos y, obviamente, de los otros.

Se gerencia con otros y a otros, de lo contrario solo queda presionar hasta que salga la ltima gota vital.