el problema de los rumores

Enrique Dans

El pasado mircoles, Snapchat anunci una serie de modificaciones en sus trminos de servicio y en su poltica de privacidad, una serie de cambios destinados a posibilitar determinados usos necesarios en algunos de sus productos nuevos o redefinidos, como las in-app purchases (compras llevadas a cabo dentro de la aplicacin) o la bsqueda de usuarios. El anuncio se hizo con completa claridad, como es costumbre en una compaa que, desde su nacimiento, es un ejemplo de cmo comunicar las cosas en su blog corporativo tal y como hablan las personas, en un lenguaje que sus usuarios entienden perfectamente (algunas entradas en concreto, como aquella en la que anunciaron que comenzaban a tener publicidad, son autntico objeto de estudio: corta, sencilla y directa). Fundadores jvenes, hablando para gente joven, sin ms condicionantes que los necesarios.

Los trminos de servicio y las polticas de privacidad son de las pocas cosas que, desgraciadamente, escapan a ese estilo comunicativo: no es un problema de Snapchat, sino de la sociedad en la que vivimos, que obliga a que ese tipo de documentos estn escritos no en ingls, sino en legals, un idioma que supuestamente sirve para precisar todo hasta el lmite de la interpretacin. Las cosas, en unos trminos de servicio, estn pensadas para poner lmite a cualquier tipo de demanda o de reclamacin que pueda surgir, incluyendo los casos ms peregrinos. Meterse a analizar ese tipo de documentos sin tener experiencia ya no legal desde un punto de vista genrico, sino incluso especfica en ese terreno, es exponerse a todo tipo de interpretaciones errneas. Que una marca diga, por ejemplo, que

concedes una licencia a nivel mundial,libre de royalties, perpetua, sublicenciable y transferible para alojar, almacenar, utilizar, visualizar, reproducir, modificar, adaptar, editar, publicar, crear trabajos derivados, ejecutar pblicamente, transmitir, distribuir, sindicar, promover, exhibir y mostrar pblicamente el contenido en cualquier forma y en cualquier o todos los medios o mtodos de distribucin ahora conocidos o desarrollados ms tarde

no es la prueba irrefutable de que vayan a robarte tu contenido y usarlo para lo que les d la real gana, aunque lo pueda parecer. Es simplemente lo nico que la empresa puede hacer para poder publicar lo que les enves sin que aparezca despus algn descerebrado a denunciarlos por haber hecho precisamente eso, publicarlo. Y es, por cierto, una clusula comn en todos los servicios de este tipo. De hecho, es la misma que llev a un montn de usuarios a escandalizarse en diciembre de 2012 por un cambio en los trminos de servicio de Instagram, con llamamientos a revueltas y a insurrecciones de todos los colores y que en realidad, no tenan ningn sentido. Casi tres aos despus, alguien ha visto alguno de esos supuesto abusos terribles y robos de fotografas que los agoreros anunciaban que la compaa iba a llevar a cabo? No, ni uno. Sobre todo, porque si de repente la compaa se apropiase de una fotografa hecha por un usuario para utilizarla en la campaa de publicidad de dios-sabe-qu y embolsarse los derechos, el escndalo sera tal que posiblemente se llevara por delante a la propia compaa. Y la compaa lo sabe.

SnapchatNo, en el lenguaje legal, no todo es lo que parece. En parte, porque la evolucin de una sociedad enfermiza nos ha llevado a que sea as: dejas un agujero, y aparecer un listillo para denunciarte por un supuesto que no estaba cubierto. Pero eso nos lleva a una situacin en la que meterse a analizar unos trminos de servicio sin ser un abogado experto en trminos de servicio es una temeridad, lo cual nos sita en un absurdo conceptual: las empresas publican sus trminos de servicio para que sus usuarios los lean y los firmen (s, efectivamente, la mayor mentira en internet: he ledo, comprendido y acepto los trminos de servicio) cuando en realidad, saben perfectamente que nadie va a ser capaz de entenderlos salvo que sea un experto en trminos de servicio. As de absurdo, pero es as.

Aceptmoslo: salvo que alguien cambie algo, y alguna iniciativa ha habido relacionada con ello, no vamos a ser capaces de entender la forma en que estn redactados unos trminos de servicio, aunque se escriban guas para aproximarse a ello. Lo que s deberamos, en cambio, es ser capaces de utilizar el sentido comn, aunque a veces sea el menos comn de los sentidos. Si una empresa que desde sus inicios ha tenido un estilo comunicativo claro y modlico, y que ha hecho de la privacidad y de los mensajes que se autodestruyen su autntica etiqueta definitoria cambia sus trminos de servicio, pensar que alguien en la compaa se ha vuelto tan loco como para pretender almacenar todos los mensajes y publicarlos o reutilizarlos despus es algo que no solo rebasa los lmites del sentido comn, es que es directamente estpido. No, las decisiones en las compaas no suelen tomarse completamente borrachos ni a la ligera, y la compaa que se caracteriza por destruir tus mensajes no se dedica a almacenarlos y a reservarse todos los derechos sobre ellos. Olvdalo. No es as. Si crees entenderlo as, lo has entendido mal. Y si te cuenta tu cuado que es as, dile a tu cuado que abandone el alcohol.

Las empresas, habitualmente, no se suicidan. Y menos por un qutame all estos trminos de servicio. El mercado autorregula muchas cosas razonablemente bien, y si Snapchat de repente se convirtiese en una empresa malvada que almacena todo para utilizarlo posteriormente sin tu control, perdera a todos sus usuarios en cuestin de una semana. Es as de sencillo. En este caso, Snapchat ha hecho un verdadero esfuerzo por redactar sus trminos de servicio de la manera ms inteligible posible dentro de las escasas posibilidades que esa tarea permite y se ha encontrado, al hacerlo, con reacciones histricas de gente no versada en la materia que cree ver cosas terribles, y que adems las cuenta como si estuviesen completamente convencidos de que son as, renunciando a admitir su ignorancia a la hora de interpretar esas cosas. La respuesta de Snapchat, rpida y en su blog corporativo, es, de nuevo, de manual: no, todo eso que decs que vamos a hacer es absurdo, nunca hemos guardado vuestros mensajes, simplemente queremos plantear servicios nuevos, y no, no hay nada para asustarse, no vamos a suicidarnos maana. De hecho, todo aquel escndalo sobre los snaps hackeados fue algo que nunca fue responsabilidad de Snapchat, sino de usuarios que eran tan estpidos como para instalarse una app, Snapsave, diseada para capturar y almacenar snaps, creada por irresponsables en trminos de seguridad, y que s fue hackeada.

Menos histerias, menos paranoias, y ms sentido comn, sea a la hora de leer trminos de servicio, a la de leer noticias imprudentes o sensacionalistas o sobre todo, a la hora de difundirlas por ah. El sistema tiene un fallo, de acuerdo: los trminos de servicio son un documento absurdo que nadie lee porque est escrito para un pblico que es manifiesta y claramente incapaz de interpretarlo. Pero de ah a pensar que las empresas tienen vocacin por pegarse tiros en el pie, va un trecho. De algo debera valer que estemos todos interconectados y podamos leer rpidamente opiniones de expertos, como de algo debera servir tambin mantener una reputacin de empresa clara y directa a la hora de comunicar. Repetir estos rasgados de vestiduras cada vez que una empresa cambia sus trminos de servicio resulta profundamente cansino. La prxima vez, antes de creerse lo primero que lea (sobre todo si le suena extrao), consulte a un experto.

A %d blogueros les gusta esto: