el reto de ocupar la silla del jefe

Ana FalboLas empresas nacen para sobrevivir a sus fundadores, afirma Vctor Raiban, director de la consultora regional Way Sense. Llega un momento en el cual el dueo entiende que el retiro es inevitable y se le presenta la inquietud o preocupacin sobre qu pasar con su empresa en el futuro. A partir de all comienzan los anlisis sobre los posibles candidatos a sucederlo, seala Claudio Fiorillo, socio de Consultora de Deloitte.Qu ocurre cuando el dueo reconoce que su lnea sucesora no est apta para tomar la direccin? Raiban indica que deber elegir dentro de sus empleados al que tenga potencial para tal funcin o buscar un candidato fuera de la empresa. Si bien, Gabriel Aramouni, director del Centro de Educacin Empresaria de la Universidad de San Andrs, destaca que lo ms habitual es que el dueo se incline hacia la segunda opcin, esto no siempre ocurre.De hecho, desde su experiencia como fundador de Action Travel, Eduardo Llovet, quien al principio estuvo tentado en traer a un profesional externo para que quede al mando de su empresa, hoy comprende que haberlo incorporado hubiera sido un error. Tomar a un paracaidista y meterlo en una empresa no es una buena idea, admite.Haberse dado cuenta de la diferencia de edad que tenan l y su socia en relacin a sus 90 empleados fue el disparador para buscar un nuevo lder. Tenamos el doble de edad. Al principio, fue sorprendente; al rato, preocupante y enseguida alarmante porque, si no hacamos algo, la buena gente se nos iba a ir en busca de una empresa que tuviera la posibilidad de tener continuidad, describe. Lo que Llovet y su socia, Teresa Emery, tuvieron el coraje de enfrentar es lo que Pablo Boruchowicz, socio a cargo del rea de Pymes en PwC Argentina, destaca como dar un paso al costado a tiempo a favor de las nuevas generaciones.Ocurre, sobre todo, en un contexto en el cual la tecnologa, el cambio y la innovacin tienen un impacto en las organizaciones, dice el consultor.Hay casos de dueos fundadores jvenes, como el de Federico Carassale, que, con 45 aos, decidi ceder la gerencia General a uno de sus empleados. Desde que Carassale cre la empresa de viajes y turismo Aero en 2004, sta tuvo un crecimiento constante y hoy factura $ 40 millones al ao y tiene 100 empleados.A medida que pasaban los aos, la empresa le exiga ms energa. Si bien Carassale disfrutaba su trabajo, la pregunta de si la vida que llevaba era la que quera, en relacin al tiempo dedicado a su familia, amigos y banda de msica, comenz a aparecer. No quera reprocharme no haberle dedicado tiempo a su vida fuera de la organizacin, recuerda.El director haba identificado entre sus empleados a Luciano Grigera, quien lideraba Finanzas y estaba muy maduro y holgadamente capacitado para liderar la gestin.A fin de 2013 lleg el empujoncito que Carassale necesitaba para tomar la decisin de dejar paso a una nueva gestin cuando una contingencia administrativa con la Asociacin de Transporte Areo Internacional (IATA) lo sobreexigi al extremo. Una vez solucionado el asunto, concret el traspaso de mando. Sin embargo, para el fundador, el proceso haba comenzado haca un tiempo, dado que Grigera ya participaba de todas las decisiones estratgicas, operativas, comerciales y financieras de Aero, as como tambin de sus beneficios.Prepararse para los cambiosPara transitar el camino de la sucesin, tanto el dueo como el empleado que lo reemplazar deben estar preparados. El primero debe aprender a ocupar un nuevo rol, seala Paula Molinari, fundadora y Presidente de Whalecom, quien en 2009 tom la decisin de que en 2013, dejara la gestin de su consultora en otras manos, para dedicarse a hacer las cosas que deseaba.Molinari emprendi camino hacia una sucesin con comunicacin y planificacin. Comuniqu a todos en Whalecom que, para 2013, iba a tener otro rol y en toda reunin de la empresa, enfatizaba esa fecha como meta. Por otro lado, comenc a preparar al equipo gerencial, tratando de identificar quin poda ser el sucesor, y se constituy nuestro comit directivo de donde surgira el o la sucesora, agrega.Finalmente, Gonzalo Rossi ocupara el lugar de CEO. Se haban conocido cuando Rossi era gerente General de una de las empresas clientes de la consultora. Luego, dej la vida corporativa y lleg a la oficina de Molinari pidiendo soporte para su tesis de MBA. As se incorpor como consultor senior de Whalecom, aportando su conocimiento comercial. En enero de 2012, la duea lo invit a ser CEO e iniciaron un proceso de formacin y delegacin.Otro caso que presenta un cambio de mando es el del laboratorio farmacutico Savant, cuyo fundador concedi la direccin General a uno de sus colaboradores que haba estado nueve aos como gerente de Supply Chain y dos como gerente General de Operaciones hasta formar parte del directorio. El ao que estuve como director me permiti tener una visin ms global del negocio, mientras me preparaba a travs de un programa de Alta Direccin para asumir la direccin General, explica Hernn Giovanini, director General de Savant.Mauro Bono, creador de Savant, sostiene que la preparacin previa es crucial, por eso acompa a Giovanini. Mi rol tambin era fundamental para proporcionar el apoyo y la posibilidad de desarrollo adecuados para conducir el cambio, manifiesta.La efectividad del traspaso depender del grado de planificacin, de la comunicacin y el acompaamiento del dueo al futuro lder para que ste se vaya involucrando en sus nuevas funciones paulatinamente, coinciden los especialistas consultados. Hay una etapa de trabajo en equipo que es de capacitacin e internalizacin de la cultura, en el que, por ejemplo, se visita a los principales clientes juntos, ejemplifica Molinari.El nuevo capitnPasar a estar a cargo del timn de un barco que fue creado y manejado por la misma persona desde siempre genera desafos para quien queda al frente. El futuro lder recibir presiones y exigencias de todo tipo al ser comparado con el dueo, as que deber legitimarse a travs de su gestin y resultados. El principal reto es desarrollar su propio estilo de liderazgo que le permita ganar la autoridad, confianza, respeto y reconocimiento, ms all del poder delegado, asegura Aramouni. Para eso, Fiorillo sugiere que lo primero que debe hacer es olvidar (en el buen sentido) a quien lo precede, y mentalizarse de que el camino puede ser espinoso por la lgica resistencia al cambio de las personas de la organizacin.A su vez, Miguel Terlizzi, desde HuCap, expone que en todo ascenso aparecen rumores y radios-pasillos sobre quin ser el sucesor, si estar a la altura del cargo, los cambios que generar y cmo impactar en los empleados. La incertidumbre de un cambio los genera; es importante contar con comunicaciones claras y eficientes.Fiorillo tambin reconoce que los retos del nuevo CEO sern ms fciles o no de sobrellevar segn la cultura de cada firma. Cuando Grigera pas a gestionar Aero, no sinti un cambio muy grande ni para l, ni para el resto de los empleados, dado que la cultura horizontal de la empresa y la comunicacin permitieron un traspaso con naturalidad.Sin embargo, le preocupaba lograr que el equipo lo valide como lder, no desde la formalidad del puesto, sino desde el xito en el cumplimiento de los objetivos. Si bien me sent cmodo desde el comienzo, a medida que fue pasando el tiempo y se fueron cumpliendo los objetivos, me fui sacando los temores que me generaba la incertidumbre de saber si sera capaz de estar a la altura de las circunstancias, admite.En el caso de Rossi, el cambio fue bien recibido por el equipo dado que era algo que se vena conversando entre los colaboradores. Contar con una cultura abierta hizo que no se generen tensiones y que el traspaso fuera gradual. Primero lo comercial, luego lo financiero y un da Paula empez a sacar cosas suyas de la oficina que hasta el momento compartimos, pero en la que rara vez se instala, relata.Segn Boruchowicz, la confianza del fundador en su colaborador es la base del trabajo, pero poder sostenerla en todo momento a veces es difcil. Al principio fue raro. Si bien siempre confi en Luciano, la idea de que nadie lo hace como yo forma parte del ADN del dueo de una pyme y a veces me cost aceptar decisiones que no eran las que yo hubiera tomado, manifiesta Carassale. Frente a estas posibles situaciones, Aramouni remarca la importancia de que el dueo tenga la humildad de aceptar que puede haber alguien que haga las cosas igual o mejor.Por su parte, Alejo Canton, presidente de Vistage Argentina, el grupo empresarial que provee un espacio para que lderes compartan experiencias, entiende que el dueo est en proceso de reinventarse. Su autoestima est muy ligada con la identidad de ser el nmero 1. Lo mejor es que busque ayuda, sugiere. Llovet busc a un coach que acompa el cambio y lo ayud tambin a interpretar cul sera su funcin en el futuro. Contar con un asesor facilita; el proceso requiere mucha paciencia y tolerancia, indica el fundador de Action Travel.De cadete a directorOscar Hugo Pacheco pas su infancia al lado del galpn de Aurelia, el concesionario de camiones Iveco. A sus 18 aos, en 1968, estaba listo para comenzar a estudiar Derecho cuando se enter de que la pyme buscaba a un joven para reemplazar, por 15 das, a su cadete que se iba de vacaciones. Pacheco se present y qued como reemplazante. Cuando volvi el cadete, me pidieron que me quedara. Al tiempo, comenc a trabajar en facturacin y en repuestos del taller. An todo era muy chico, yo era el nico que le facturaba a los clientes y haba slo tres mecnicos, recuerda.En 1971 tuvo que hacer el servicio militar, pero, terminado, regres a la empresa, para preguntarle al presidente si continuara trabajando o no. Me reincorpor como encargado de productos diversificado, cuenta Pacheco. Con el tiempo el joven se fue destacando en las ventas y la empresa comenz a crecer cada vez ms.Me fui ganando el respeto de los dueos, que depositaron confianza en m y eso me permiti vencer miedos y responder a ellos. Hace 20 aos que soy el director Comercial y, aunque a veces es difcil explicarlo en palabras, se fue dando natural. La gente me dice que es raro que est tantos aos en la misma empresa, pero yo estoy encantado. Para m, tuvimos suerte los dos: yo de conocerlos a ellos y ellos, parece, que a m, reconoce el director.

A %d blogueros les gusta esto: