emprendedor: cuanto de felicidad hay en tu business plan?

Alejandro Surez Snchez-Ocaa

En mis reuniones de inversin con equipos emprendedores suele ser habitual que me expongan un Business Plan ambicioso en el que pretenden medirlo todo, absolutamente todo. Sin embargo, aunque no lo creamos, algunos aspectos intangibles tienen incidencia en los resultados de una empresa, y no son medibles. Generalmente se las desprecia, pero creo que son una mezcla de pequeas grandes cosas que hacen enorme a un proyecto y que nadie se plantea como, por ejemplo, el grado de felicidad de los empleados y promotores. Se trata de factores externos que por el hecho de no ser directamente medibles no resultan menos importantes, ni en nuestras vidas ni en el resultado de nuestros esfuerzos.

Como deca al principio, los emprendedores normalmente me explican cmo crecern cada da, y les dejo hablar. Nadie menciona esos intangibles.

Algunos habris odo hablar de JigmeSingyeWangchuck. Es el Rey de Butn, un pequeo pas asitico, al que un da, en un viaje a la India, cuando tan solo contaba con 17 aos y habiendo sido nombrado recientemente Rey, un periodista indio le pregunt, con cierta sorna, sobre el Producto Interior Bruto (PIB) de su pas. Su respuesta dej perplejo al periodista: le indic que esa era totalmente intrascendente, y que ms que preocuparnos por los factores econmicos deberamos crear otras mtricas, como un ndice que reflejara si los habitantes de cada pas son felices. A su vuelta cre el Ministerio de la Felicidad con el nico objetivo de poder mejorar el ndice de felicidad de sus habitantes. Desde entonces en Butn se mide el progreso mediante el ndice de la felicidad objetiva, e incluso su modelo productivo est basado en la felicidad, en la igualdad de gnero y en la preservacin medioambiental.

Parece algo excntrico, pero tal vez debamos pensar que podemos aprender muchas cosas de las pequeas civilizaciones que consideramos ms atrasadas que la nuestra. Seguro que, al menos en algunos aspectos, nos sorprenderamos. Hace tan solo unos aos el ex presidente francs Nicolas Sarkozy sugiri en una comparecencia pblica la necesidad de superar el concepto PIB y buscar un indicador mixto que midiera no solo el progreso econmico, sino tambin el bienestar socialde los franceses. Cerca de 40 pases se han ido uniendo progresivamente a esa idea.

Jacinto es un amigo mo que se traslad a Barcelona y mont una agencia de Marketing. Como necesitaba capital para lanzarse a la aventura tras aos trabajando por cuenta ajena, busc la ayuda de un viejo conocido de su familia, que era el dueo de una conocida empresa de productos crnicos. Le fue realmente sencillo conseguir la inversin necesaria para montar su empresa, ya que a aquel empresario le gustaba la gente joven, le conoca desde haca aos y vea que financiar el proyecto de mi amigo era un simptico guio a su familia. Adems, para l se trataba de una cantidad de dinero realmente irrisoria.

Jacinto le visita puntualmente una vez al ao a modo de Consejo de Administracin para poderle al da del devenir de la Compaa y, en ltima instancia, del rumbo de su inversin. Los primeros aos acuda cargado de papeles y presentaciones, de hojas Excel con las que le explicaba las cuentas, los nuevos clientes y las nuevas acciones que se deban llevar a cabo en el futuro. Hace ya algn tiempo su inversor le dijo que estaba encantado de verle tan contento y ocupado, pero que en lo sucesivo podran solventar de manera diferente esos Consejos anuales y la presentacin de cuentas y objetivos. Sera con una sola pregunta:

-Solo dime cmo ests, y si eres feliz.

Desde entonces -y hace ya ms de diez aos- esos Consejos de Administracin anuales se llevan a cabo con mesa y mantel de por medio, con una buena copa de vino y un poco de conversacin. Jacinto tiene una empresa con decenas de clientes satisfechos que progresa cada da. Nunca ser el nuevo Apple, ni l lo pretende. Como nico inversor cuenta con un maravilloso amigo con el que puede recordar en cualquier momento cules son las cosas realmente importantes de la vida, y comprobar que muchas veces son ms sencillas de lo que pensamos en un primer momento.

Por desgracia, no todas las empresas son como la de mi amigo Jacinto. Soy plenamente consciente de ello! En estos momentos difciles se han gestado terribles dramas en las empresas y familias de nuestro pas: paro, ejecuciones hipotecarias, embargos, cierres, huelgas, problemas econmicos Eso est fuera de toda duda. Pero lo verdaderamente curioso es comprobar cmo ejecutivos o empresarios, a los que la situacin econmica no les ha afectado tanto, y cuyo cambio vital ha consistido en no poder sustituir su coche cada tres aos, sino que tendrn que hacerlo cada cuatro o cinco, se muestran profundamente infelices en vez de disfrutar de su situacin de privilegio y de una vida objetivamente plena.

Hay razones de peso para intentar incluir el factor felicidad en nuestra empresa, en nuestro proyecto vital o en nuestro negocio.

En la empresa tradicional es una obviedad que algunos clientes felices y satisfechos hablarn de nosotros y que se convertirn en nuestros embajadores facilitndonos nuevos consumidores a los que seducir. Si algunas de las personas a las que hacemos felices trabajaran para nosotros, es igualmente cierto que no sern algunos, sino prcticamente todos, los que contarn a los cuatro vientos cualquier experiencia negativa que les haya sucedido. Los clientes contentos repiten, gastan ms y son leales. Los clientes insatisfechos hacen todo lo contrario.

Del mismo modo, los empleados felices son leales, productivos, ms creativos y buenos embajadores para nuestra empresa. Por qu menospreciar entonces el concepto felicidad en los negocios?

Aunque no la veamos, la felicidad est muchas veces justo a nuestro lado. Lo que te puedo asegurar es que, generalmente, no se encuentra en una apasionante hoja de Excel que contenga un balance de resultados, por muy apasionantes que nos puedan llegar a parecer.

La vida es simple. Como deca Steve Jobs, la sencillez es la mxima sofisticacin. Empecemos aplicndolo en nosotros mismos.