equilibrio en las decisiones del dirigente de la empresa familiar

Jorge Eduardo Gómez – jegomez@itesm.mx   

Si tratamos el tema de las empresas familiares, no debemos olvidar la relevancia de este tipo de empresas en la economía mundial, según estadísticas a nivel internacional, aproximadamente entre el 70 y el 90% de las empresas son familiares, y aquí en México de acuerdo al Centro de Información Financiera y Económica (CIFE), el 85% de las empresas de nuestro país son familiares. Vale la pena entonces entender las peculiaridades de este tipo de empresas para evitar la desaparición de aproximadamente dos de cada tres empresas que no tienen éxito al pasar de la primera a la segunda generación.

En esta ocasión, quiero comentarles sobre las lógicas de Bauer en la toma de decisiones en las empresas familiares, los directivos de las empresas familiares se encuentran, como muchos personajes de telenovela, entre el amor, el dinero y el poder.El dirigente, consciente o no, es influido por estos tres sistemas. Es decir, que el director busca en primer lugar en sus decisiones una de las siguientes actitudes:1. El bienestar de su familia (dando prioridad a la lógica familiar), por ejemplo, contratando a un familiar que no tiene empleo aunque en la empresa familiar no tengan puestos vacantes, o bien, asignando un sueldo mayor a algún miembro de la familia que a otros empleados no familiares por realizar un trabajo similar. Esta lógica de acción tiene como ventaja que el propietario es sensible y generoso con los miembros de la familia, pero como inconveniente, que puede caer fácilmente en el nepotismo o el paternalismo dañando la rentabilidad o productividad de la empresa.2. La segunda postura, es el generar dinero e incrementar el patrimonio (dando prioridad a la lógica económica), por ejemplo, el dirigente no contrata a algún miembro de la familia si no se tiene un puesto vacante, o bien, pagando menos a un hijo que a otro empleado no familiar porque piensa que el hijo tiene el compromiso de trabajar ya que en el futuro será el dueño de la empresa, trabaja los 365 días del año sin tener vacaciones con el objetivo de tener mayores ganancias. Esta lógica de acción tiene como ventaja que el dirigente está orientado a generar utilidades del negocio, es práctico y se centra en que las personas cumplan eficientemente con sus tareas, sin embargo, tiene como inconveniente que puede resultar distante, frío y poco sensible a las necesidades de los miembros de la familia.3. La tercera lógica consiste en aumentar o consolidar su posición en la empresa (dando prioridad a la lógica de poder o política), por ejemplo, no ceder el control de la empresa a los hijos que ya han demostrado capacidad e inteligencia para dirigir el negocio, un empresario recuerdo que me decía: “yo no me voy a retirar de mi empresa hasta el día que me muera”. En estos tiempos electorales hemos visto también, al igual que sucede con los dirigentes en la empresa familiar, a muchos funcionarios públicos de todos los partidos políticos que parecen “chapulines”, brincando de un puesto a otro por seguir aferrados al poder. La ventaja de este comportamiento es que se tiene a un dirigente que es un buen líder negociador y orientado a resolver problemas, pero tiene como desventaja, que el dirigente puede llegar a ser autoritario y manipulador.Las fronteras entre estas lógicas de acción son ambiguas, aunque los dirigentes las perciben como mutuamente excluyentes, estas lógicas coexisten en el día a día. Quizá nosotros conocemos a algún empresario que se comporta generalmente con la lógica familiar, o a otro que toma sus decisiones en mayor medida con la lógica económica, o bien, otro dirigente que toma decisiones en su mayoría con la lógica del poder. La utilización de una sola lógica de acción se considera un comportamiento atrofiado en la dirección de empresas familiares, es necesario intentar armonizar estas lógicas sacando provecho de las ventajas de una para disminuir los inconvenientes de la otra.En resumen, el empresario familiar debe mantener un equilibrio entre el amor, el dinero y el poder, analizando siempre en cada situación las ventajas e inconvenientes de cada lógica de decisión. Como dice la sabiduría popular, “todos los extremos son malos”, por tanto, es importante ser flexible y no “casarse” con sólo una de las conductas.

A %d blogueros les gusta esto: