la mistica del trabajo y su trascendencia

Carlos Mora Vanegas

   “Quien trabaja lo hace con la esperanza
de ganar con ello un día la liberación de su vida, de poder en su hora dejar de
trabajar y… comenzar de verdad a vivir.”

José Ortega y Gasset

   Es muy importante la mistica del trabajo, lo que
ello  involucra, su alcance,
repercusiones, sastifaccion, resultados, de ahi, la importancia de estar plenamente
identificado con el trabajo que hemos seleccionado libremente.

  
Al respecto, comenta Sebastián Burr Cerda queno hay que olvidar como lo expone  la Encíclica
Laborem Exercens: : «La finalidad del trabajo, de cualquier trabajo, es
siempre el hombre mismo». «Este gigantesco y poderoso instrumento –
el conjunto de los medios de producción, que son considerados, en un cierto
sentido, como sinónimo de ‘capital’ – ha nacido del trabajo, y lleva consigo
las señales del trabajo humano».   Por
eso, «de ningún modo se puede contraponer el trabajo al capital ni el
capital al trabajo, ni menos aún los hombres concretos que están detrás de
estos conceptos, los unos a los otros». Y agrega: «Justo,
intrínsecamente verdadero y moralmente legítimo, es aquel sistema de trabajo
que en su raíz supera la antinomia entre trabajo y capital, tratando de
estructurarse según el principio de la sustancial y efectiva prioridad del
trabajo, de la subjetividad del trabajo humano y de su participación eficiente
en todo el proceso de producción; y esto independientemente de la naturaleza de
las prestaciones realizadas por el trabajador.

   Agrega la fuente senalada en su analisis, que  ademas, se tenga presnte, que el trabajo, para
ser bien realizado, requiere de mística. Sorprendentemente, la globalización
también la está exigiendo, dada su dinámica de constante cambio, abierta a todo
tipo de innovaciones y por lo tanto impredecible. La mística laboral no es otra
cosa que trabajar en plenitud. Eso implica que el trabajador actúe en primera
persona, para que conjuntamente con obtener un desarrollo profesional y
material se active también su inteligencia práctica, coexistiendo
funcionalmente intercomunicado además con los restantes miembros de la
organización, como también con las dinámicas macroeconómicas y sociopolíticas
externas a la empresa. Actuar simultáneamente en ese triple escenario es
indispensable para activar el entendimiento y poder abordar acertadamente
cualquier nueva circunstancia. Trabajar bien es un asunto que rebasa por lejos
el tema remuneracional o el de la calidad organizacional. Corresponde al ámbito
espiritual del hombre, cae bajo la esfera de la intencionalidad y de las
acciones prácticas pronta y eficientemente ejecutadas. La intencionalidad es
absolutamente clave en toda operatoria humana; dota de contenido y valor
personal a las acciones, genera el protagonismo, la anticipación, la
responsabilidad, y es moderadora per se de la inteligencia aplicada a la
acción. Debe comprometer a la persona multidimencionalmente, dando al trabajador,
cualquiera sea su nivel de desempeño, un rol protagónico, que lo perfeccione
moral, profesional, social y económicamente

   Todo
buen gerente debe estar atento en todo lo concerniente a la mistica del
trabajo, apoyarse ensu  departamento de
recursos humanos, que debe siempre estar pendiente de que el personal de la
empresa por ejemplo, este plenmaente identificado con sus funciones, cargo,
desempenandose con motivacion que de paso a una mistica, productivsa, efciente
del trabajo,  para ello debe darsele todo
el apoyo requerido para lograrlo.

  No
debe olvidarse como lo indica eltiempo.com, que  en la mística están incluidas muchas
disciplinas que se pueden  catalogar como
prioritarias y que se hacen indispensables en el diario transcurrir para que la
labor ejecutada produzca satisfacciones y se viva cada día el mejor desempeño
de una función.

Justamente opina la fuente citada, que , la permanencia y la pertenencia es
una forma de expresar la mística porque se conjugan: la responsabilidad de un
buen ejemplo autoridad moral -forma precisa para enseñar, corregir y exigir-
con la disciplina en las organizaciones. Esto último es el cumplimiento en
cuanto a horarios y metas definidas, previamente trazadas. Así se logra la
guianza y dirección por un camino recto y preciso que conduzca al éxito.

  La mística es amor al trabajo, amor
a la empresa, amor a los superiores, amor a los compañeros, amor a los
dirigidos, amor a cada una de las cosas que conforman el medio ambiente que nos
proporciona el vivir cada día con plenitud.

  La mística es sin duda el éxito de
las empresas. Por ello hay que decir la empresa moderna sin mística será una
empresa sin éxito.

 
En definitiva, para garantizar unj buen clima organizacional que de paso
a un excelente comportamiento organizacional, es necesario, que el personal
involucrado en pro de obtener resultados que favoreezcan a la empresa en donde
laboran ,  que sean productivos, tengan
bien claro, lo que representa y genera una buesta mistica de trabajo, aspecto
que muchos gerentes en el sistema empresarial vehnezolano han descuidado y aun
mas, las Escuelas de Relaciones Industriales de algunas universidades que  deben 
prestarle la atencion que ello involucra, proporcionando conocimientos,
herramientas,  que generen una buena
mistica de trabajo  y sobre todo, una
excelence cultura de trabajo, acorde  a
las caracteristicas de los actuales escenarios empresariales.

 “Fuentes senaladas

 Docente de Postgrado, Faces, UC

Consultor, asesor
empresarial de deproimca

Exatec- Egade

carmorvane@gmail.com

 

 

Carlos Mora Vanegas

   “Quien trabaja lo hace con la esperanza
de ganar con ello un día la liberación de su vida, de poder en su hora dejar de
trabajar y… comenzar de verdad a vivir.”

José Ortega y Gasset

   Es muy importante la mistica del trabajo, lo que
ello  involucra, su alcance,
repercusiones, sastifaccion, resultados, de ahi, la importancia de estar plenamente
identificado con el trabajo que hemos seleccionado libremente.

  
Al respecto, comenta Sebastián Burr Cerda queno hay que olvidar como lo expone  la Encíclica
Laborem Exercens: : «La finalidad del trabajo, de cualquier trabajo, es
siempre el hombre mismo». «Este gigantesco y poderoso instrumento –
el conjunto de los medios de producción, que son considerados, en un cierto
sentido, como sinónimo de ‘capital’ – ha nacido del trabajo, y lleva consigo
las señales del trabajo humano».   Por
eso, «de ningún modo se puede contraponer el trabajo al capital ni el
capital al trabajo, ni menos aún los hombres concretos que están detrás de
estos conceptos, los unos a los otros». Y agrega: «Justo,
intrínsecamente verdadero y moralmente legítimo, es aquel sistema de trabajo
que en su raíz supera la antinomia entre trabajo y capital, tratando de
estructurarse según el principio de la sustancial y efectiva prioridad del
trabajo, de la subjetividad del trabajo humano y de su participación eficiente
en todo el proceso de producción; y esto independientemente de la naturaleza de
las prestaciones realizadas por el trabajador.

   Agrega la fuente senalada en su analisis, que  ademas, se tenga presnte, que el trabajo, para
ser bien realizado, requiere de mística. Sorprendentemente, la globalización
también la está exigiendo, dada su dinámica de constante cambio, abierta a todo
tipo de innovaciones y por lo tanto impredecible. La mística laboral no es otra
cosa que trabajar en plenitud. Eso implica que el trabajador actúe en primera
persona, para que conjuntamente con obtener un desarrollo profesional y
material se active también su inteligencia práctica, coexistiendo
funcionalmente intercomunicado además con los restantes miembros de la
organización, como también con las dinámicas macroeconómicas y sociopolíticas
externas a la empresa. Actuar simultáneamente en ese triple escenario es
indispensable para activar el entendimiento y poder abordar acertadamente
cualquier nueva circunstancia. Trabajar bien es un asunto que rebasa por lejos
el tema remuneracional o el de la calidad organizacional. Corresponde al ámbito
espiritual del hombre, cae bajo la esfera de la intencionalidad y de las
acciones prácticas pronta y eficientemente ejecutadas. La intencionalidad es
absolutamente clave en toda operatoria humana; dota de contenido y valor
personal a las acciones, genera el protagonismo, la anticipación, la
responsabilidad, y es moderadora per se de la inteligencia aplicada a la
acción. Debe comprometer a la persona multidimencionalmente, dando al trabajador,
cualquiera sea su nivel de desempeño, un rol protagónico, que lo perfeccione
moral, profesional, social y económicamente

   Todo
buen gerente debe estar atento en todo lo concerniente a la mistica del
trabajo, apoyarse ensu  departamento de
recursos humanos, que debe siempre estar pendiente de que el personal de la
empresa por ejemplo, este plenmaente identificado con sus funciones, cargo,
desempenandose con motivacion que de paso a una mistica, productivsa, efciente
del trabajo,  para ello debe darsele todo
el apoyo requerido para lograrlo.

  No
debe olvidarse como lo indica eltiempo.com, que  en la mística están incluidas muchas
disciplinas que se pueden  catalogar como
prioritarias y que se hacen indispensables en el diario transcurrir para que la
labor ejecutada produzca satisfacciones y se viva cada día el mejor desempeño
de una función.

Justamente opina la fuente citada, que , la permanencia y la pertenencia es
una forma de expresar la mística porque se conjugan: la responsabilidad de un
buen ejemplo autoridad moral -forma precisa para enseñar, corregir y exigir-
con la disciplina en las organizaciones. Esto último es el cumplimiento en
cuanto a horarios y metas definidas, previamente trazadas. Así se logra la
guianza y dirección por un camino recto y preciso que conduzca al éxito.

  La mística es amor al trabajo, amor
a la empresa, amor a los superiores, amor a los compañeros, amor a los
dirigidos, amor a cada una de las cosas que conforman el medio ambiente que nos
proporciona el vivir cada día con plenitud.

  La mística es sin duda el éxito de
las empresas. Por ello hay que decir la empresa moderna sin mística será una
empresa sin éxito.

 
En definitiva, para garantizar unj buen clima organizacional que de paso
a un excelente comportamiento organizacional, es necesario, que el personal
involucrado en pro de obtener resultados que favoreezcan a la empresa en donde
laboran ,  que sean productivos, tengan
bien claro, lo que representa y genera una buesta mistica de trabajo, aspecto
que muchos gerentes en el sistema empresarial vehnezolano han descuidado y aun
mas, las Escuelas de Relaciones Industriales de algunas universidades que  deben 
prestarle la atencion que ello involucra, proporcionando conocimientos,
herramientas,  que generen una buena
mistica de trabajo  y sobre todo, una
excelence cultura de trabajo, acorde  a
las caracteristicas de los actuales escenarios empresariales.

 “Fuentes senaladas

 Docente de Postgrado, Faces, UC

Consultor, asesor
empresarial de deproimca

Exatec- Egade

carmorvane@gmail.com

 

 

A %d blogueros les gusta esto: