la tristeza

Carlos Mora Vanegas
Cada vez que sientas que la tristeza te persigue, déjala entrar a tu vida, que con ella aprenderás a ser fuerte
En el transito que llevamos de vida habremos en alguna oportunidad experimentado la emocion de la tristeza, sus repercusiones, alcance , determinado como ella nos afecta.
Se sabe que la palabra española tristeza viene del latín, trístĭtĭa. Wikipedia al respecto opina, que la tristeza es una de las emociones básicas (no natales) del ser humano, junto con el miedo, la ira, el asco, la alegría y la sorpresa. Estado afectivo provocado por un decaimiento de la moral. Es la expresión del dolor afectivo mediante el llanto, el rostro abatido, la falta de apetito, etc. A menudo nos sentimos tristes cuando nuestras expectativas no se ven cumplidas o cuando las circunstancias de la vida son más dolorosas que alegres. La alegría es la emoción contraria.
Agrega la fuente mencionada, que la tristeza puede ser un síntoma de la depresión, que se caracteriza, entre otras cosas (abatimiento general de la persona, descenso de la autoestima y sentimientos de pesimismo, desesperanza y desamparo), por una tristeza profunda y crónica. En psiquiatría se habla de tristeza patológica cuando hay una alteración de la afectividad, que se produce un descenso del estado de ánimo, que puede incluir también pesimismo, desesperanza y disminución de la motivación. La tendencia alternativa entre las emociones de alegría y de tristeza es la labilidad emocional. Los síntomas de la tristeza son: llorar, nervios, rencor y decaimiento moralmente.
Por su parte, definicionabc.com/salud/tristeza opina que el término tristeza es utilizado para designar a una de las sensaciones o emociones más típicas y básicas del ser humano. La tristeza se caracteriza por generar sentimientos de desazón, angustia, preocupación y pérdida de energía o de voluntad. La tristeza, que puede ser también experimentada en algún sentido por los animales, es generada por diferentes tipos de situaciones y normalmente el modo en que cada individuo se ve afectado por cada situación es muy particular: mientras una situación puede generar gran sentimiento de tristeza en alguien, puede no tener el mismo efecto en otra persona.
Se senala ademas, que la tristeza es un estado de ánimo y tal como la felicidad puede ser momentánea o esporádica de acuerdo al tipo de situaciones que se vivan. Por lo general, la tristeza aparece cuando ocurren determinados tipos de circunstancias pero, dependiendo de cada caso, la persona puede con el tiempo recuperarse y seguir adelante con su vida. En aquellos casos en los que la persona entra en un círculo de tristeza y desgano crónicos debemos hablar en lugar de tristeza de un estado depresivo que implica mayor gravedad. La tristeza se expresa normalmente a través de gestos faciales en los que la cara toma una expresión más caída, falta de energía. El llanto es, también, uno de los elementos más característicos de la tristeza ya que surge como una reacción casi instantánea ante una situación de pérdida, dolor o insatisfacción. Otros modos en los que una persona demuestra su tristeza son el desgano, es decir, la falta de iniciativa para enfrentar aquella realidad que lo vuelve triste, la falta de apetito, la preocupación, la angustia, el stress, etc. Si bien la tristeza no tiende a generar sensaciones físicas de aceleración tales como la taquicardia, sí puede hacer que la persona pierda todo interés por lo que pasa alrededor.
Que sucede cuando la tristeza invade nuestro cerebro. Sobre ello, opina lamenteesmaravillosa.com, la tristeza es una de las emociones más básicas del ser humano, es esa sensación que nos embarga por infinitos motivos, que nos apaga y nos obliga a mirar hacia nuestra propia introspección en busca de razones y explicaciones.
¿Qué ocurre en nuestro cerebro en esos momentos, por qué nos sentimos de ese modo cuando la tristeza se instala como una tela de araña en él?
Según los expertos en psiquiatría y psicología, el cerebro se encuentra más preparado para enfrentarse a esta emoción que a cualquier otra. Si nos damos cuenta es precisamente un rostro entristrecido el que más empatía provoca, lo reconocemos de inmediato y tendemos de algún modo a apoyar a esas personas que atraviesan dicha sensación.
La tristeza se entiende y dispone de un lenguaje propio. Además, las lágrimas actúan también como un mecanismo de defensa y desahogo, es un modo de liberar la tensión que esa emoción en particular provoca en nuestro cerebro. Pero veamos qué más factores lo determinan:
-La tristeza afecta al cerebro: el organismo y el cerebro requieren más oxígeno y más glucosa durante estos procesos emocionales, se siente estresado y colapsado de sensaciones y emociones, de ahí que necesite más “combustible” para poder funcionar… un estado que a nosotros, dado ese gasto energético, nos provoca más cansancio. La tristeza agota, y cuando estamos muy cansados ni siquiera podemos dejar caer las lágrimas. Nadie puede llorar durante un día entero, es un acto que puede realizarse en pequeños episodios, pero no de modo continuado.
-Pérdida de gusto por lo dulce. Es un hecho curioso, pero cuando atravesamos estos procesos de tristeza el cerebro deja de recibir en la misma intensidad la sensación del dulce, disminuye el número de receptores en la lengua y las personas no captamos del todo el sabor, de ahí que solamos comer más, qué busquemos más cosas dulces porque no acabamos de encontrar el mismo placer que antes.
-Bajo nivel de serotonina. Cuando vivimos estos periodos de marcada tristeza, el cerebro deja de producir serotonina a un nivel que se considera adecuado, y un déficit en este neurotransmisor supone que puedan aparecer a medio o largo plazo las temidas depresiones, las obsesiones compulsivas e incluso pequeños ataques violentos. El cerebro es una máquina compleja que, ante situaciones de estrés, ansiedad, miedos…etc, altera su producción de neurotransmisores, y esto siempre afecta a nuestra conducta.
Como superar la tristeza?
es.wikihow.com, proporciona los siguientes aspectos a tomarse en cuenta:
1. Haz una lista de todo por lo que estas agradecido y lo que te hace feliz en la vida. ¡Pon un poco de humor en tu vida! Aprende a reírte de ti mismo o puedes rentar tus videos favoritos para ayudarte con esto. No tomes decisiones grandes mientras estás triste. Espera a sentirte mejor para que puedas pensar racionalmente las consecuencias de tus decisiones. Haz algo que disfrutes o que te mantenga ocupado, como limpiar tu casa, hacer voluntariado, o leer tu libro favorito.
2. Trata de hacer planes con tus amigos. Hay muchas posibilidades de que lo disfrutes. Enfrenta las cosas que te hacen sentir mal. Una vez que lo hagas, te sentirás mejor. Compra un regalo para ti o para alguien más. Relájate. Sal a caminar por un buen rato para pensar, toma un baño de burbujas, o escucha música suave. Asegúrate de dormir bien. Al estar cansado te sentirás más estresado e irritado, especialmente cuando estés alrededor de otras personas.
3. Dale un abrazo a alguien. A todos les gusta que los abracen debes en cuando. Esto hará que los dos se sientan bien. Debes tener presente que tus sentimientos son muy comunes. Habla con alguien en quien confíes acerca de cómo te sientes, tal vez puedan ayudarte a manejar tus emociones.
4. Ejercítate. Al ejercitarte, tu cuerpo produce químicos especiales llamados endorfinas que te ayuden a mejorar tu ánimo. También puedes comer chocolate porque también ayuda. Ejercitarte regularmente también te ayudará a mantener un apetito y un horario de sueño regular. Practica ejercicios de relajación profunda. Puedes hacer esto mientras caminas. Ora o lee algo inspirador. No te mates pensando en tus debilidades o tus errores. Debes estar orgulloso de ti mismo y de tus logros.
5. Prepárate temprano para los exámenes. Come comidas y meriendas saludables. Una buena dieta te ayuda física y mentalmente.
6. Traza metas realistas. Toma las cosas un paso a la vez. No te preocupes de las cosas que tal vez nunca vayan a pasar.
7. Haz algo totalmente desinteresado y anónimo. Puedes ayudar voluntariamente en un refugio local. Piensa en todo lo que tienes, si tienes un techo, comida y salud. Piérdete manteniéndote ocupado usando tu tiempo para ayudar a los demás. Esto mantendrá tu mente ocupada.
8. No trates de eliminar los malos pensamientos especialmente si perdiste a un ser querido. Reflexiona pero no dejes que te controlen.
9. Recuerda que tu mente es un campo de batalla y tú eres quien escribirá la historia acerca de la batalla.
10. Llora, no solo por las cosas malas, sino también por lo que tienes para lidiar con esas cosas malas, amigos, familia, algún compañero; recordándote de que NO ESTÁS SOLO y sin amor
** Fuentes especificadas
Exatec-Egade
Docente de postgrado, Faces.UC
Comportamiento Organizacional
Asesor-consultor empresarial de Deproimca
carmorvane@gmail.com