la verdad sobre como tomamos decisiones

Toby Mcdonald

Todos los das tomamos miles de decisiones, grandes y pequeas, y detrs de todas ellas hay una poderosa batalla en nuestra mente: la intuicin contra la lgica.

Ese conflicto afecta todos los aspectos de la vida, desde lo que comemos hasta lo que creemos; pasando por a quin amamos u odiamos y, particularmente, cmo manejamos el dinero.

Muchos pensamos que como especie somos muy inteligentes. Estamos convencidos de que somos criaturas sabias y racionales.

Pero eso es, en gran parte, una ilusin: la parte intuitiva es ms poderosa de lo que pensamos.

Y tenemos que asumir ese hecho.

Daniel Kahneman, de la Universidad de Princeton, en Estados Unidos, revolucion nuestra concepcin de la mente humana, y por ello recibi un premio Nobel.

Lo hizo observando las decisiones ilgicas que tomamos en la vida real. No las fortuitas sino las sistemticas, que todos tomamos, todo el tiempo, sin darnos cuenta.

Para empezar a entender

Kahneman y Tversky notaron que efectivamente tenemos dos sistemas de pensamiento.

El ejemplo ms sencillo de los dos sistemas es 2+2 a un lado y 1724 al otro, asegura Kahneman.

Cunto es 2+2? 4. El rpido sistema 1 siempre est listo para producir respuestas instantneas. Un nmero se te viene a la mente. Es algo que sucede, como un reflejo.

Pero, cunto es 1724? Eso es otra cosa. Cuando tenemos que prestarle atencin a un problema complicado, recurrimos al lento pero lgico sistema 2, que no es automtico: es laborioso, le explica a la BBC.

As que por un lado, est el sistema 2, la parte deliberada y lgica de nuestra mente, que es capaz de analizar un problema y encontrar una respuesta racional. Pero requiere de esfuerzo y concentracin.

Hasta el acto de caminar es suficiente para ocupar la mayor parte de nuestra mente atenta. Trate de contar de 100 a 1, restando 7 cada vez mientras est caminando. 93 86 79

Mientras lo hace, seala Kahneman habr sntomas fisiolgicos: su ritmo cardaco se acelerar, sus pupilas se dilatarn, y probablemente tendr que detenerse, hasta cerrar los ojos, pues su mente no puede hacer las dos tareas al mismo tiempo.

El sistema 2 es la parte de nuestra mente de la que estamos conscientes, es lo que usted piensa que usted es, la voz en su cabeza. Es experta en la resolucin de problemas pero es lenta, requiere una enorme cantidad de energa y es extremadamente perezosa.

Sin embargo el otro sistema en la mente, que es intuitivo, rpido y automtico, es increblemente poderoso. Tanto, que es responsable de casi todo lo que decimos, hacemos, pensamos y creemos.

Y, sin embargo, uno no se da cuenta de que es as. Es un piloto automtico escondido y tiene una mente propia. A veces se le conoce como el extrao que llevamos adentro.

Casi todo el tiempo, nuestra mente rpida e intuitiva est en control, encargndose eficientemente de las miles de decisiones que tomamos a diario.

El problema viene cuando permitimos que esa mente intuitiva tome decisiones que realmente deberan pasar por nuestro sistema lento y lgico. Es entonces cuando erramos.

Accin y luego explicacin

Pero un slo error no revela mucho. Lo revelador fue descubrir que nuestra forma de pensar est plagada de errores sistemticos conocidos por los psiclogos como sesgos cognitivos, que afectan todo lo que hacemos.

Nos hacen gastar impulsivamente, permiten que nos dejemos influir por lo que piensan los otros; afectan nuestras creencias, nuestras opiniones y nuestras decisiones y no tenemos ni idea de que eso est pasando.

Puede ser difcil de creer, pero eso es slo porque nuestra mente lgica es una experta en inventar historias.

La mayora de nuestras creencias y opiniones vienen de una respuesta automtica pero, luego, nuestra mente lgica se inventa una razn por la cual pensamos o creemos algo.

Segn Daniel Kahneman, si pensamos que tenemos razones para creer en lo que creemos, usualmente estamos equivocados. Nuestras convicciones, nuestros deseos y nuestras esperanzas no estn siempre anclados a la razn.

Sesgos y ms sesgos

Desde que Kahneman y Tversky empezaron a investigar esta radical visin de la mente, la lista de sesgos cognitivos identificados ha crecido considerablemente.

El sesgo presente, por ejemplo, provoca que le prestemos atencin a lo que est pasando ahora sin que nos preocupe el futuro.

Si le ofrezco media caja de chocolates en un ao o una caja entera en un ao y un da, probablemente usted escoger esperar un da ms. Pero si le ofrezco media caja de chocolates hoy o una entera maana, lo ms probable es que usted aproveche lo que le estoy ofreciendo ya mismo.

Esperar un da extra dentro de un ao parece insignificante, pero hacerlo cuando enfrentamos una promesa inmediata de chocolates, parece imposible.

De acuerdo con Dan Ariely, de la Universidad Duke en California del Norte, ese es uno de los sesgos ms importantes: Es el sesgo que nos lleva a cosas como comer en exceso, fumar, enviar mensajes de texto al tiempo que manejamos el auto y tener relaciones sexuales sin proteccin, le dice a la BBC.

Tambin est el sesgo negativo, que significa que los eventos negativos son ms fciles de recordar que los positivos. Implica que por cada pelea que uno tiene en una relacin, se necesitan cinco memorias positivas para mantener el equilibrio.

El sesgo de la confirmacin es la tendencia a buscar informacin que confirma lo que ya creemos. Es por eso que compramos los diarios que concuerdan con nuestras opiniones. Pero tambin es por eso que a menudo ignoramos evidencia que tenemos al frente de nuestros ojos.

Vida o muerte

Qu pasa en el caso de expertos entrenados para tomar decisiones cuyas consecuencias son de vida o muerte? Estn destinados a cometer los mismos errores sistemticos?

Donald Kretz est llevando a cabo una serie de experimentos para investigar si los agentes de inteligencia son tan proclives a cometer errores debido a los sesgos cognitivos como el resto de nosotros o si su experiencia los hace inmunes.

Trabaj varios aos como analista de inteligencia. Las decisiones son muy arriesgadas. A menudo los errores resultan en muertes, le dice a la BBC.

Tpicamente no es cierto que haber sido entrenado como analista provee las herramientas necesarias para superar los sesgos cognitivos. Uno puede aprender tcnicas para mejorar la memoria o concentrarse mejor, pero las tcnicas para eliminar los sesgos cognitivos sencillamente no funcionan, apunta.

Para los analistas de inteligencia, las implicaciones son drsticas.

Y el sesgo de confirmacin es uno de los ms peligrosos.

Informes de gobiernos y estudios hechos en la ltima dcada han citado a expertos que creen que los sesgos cognitivos pueden haber jugado un papel crtico en varias fallas de inteligencia importantes, y sin embargo sigue siendo un problema poco explorado, seala Kretz.

Fuera del mundo del espionaje, estos sesgos explican muchas de las cosas que hacemos mal. Gastar por impulso. Confiar en personas equivocadas. No tener en cuenta otros puntos de vista. Sucumbir a la tentacin.

Hay una manera de hacer las cosas bien y muchas de hacerlas mal, y tendemos a ir por las ltimas, bromea Ariely.

Estamos tan plagados de sesgos que es difcil creer que alguna vez tomamos una decisin racional.

Pero el rea de nuestras vidas en la que estos errores sistemticos causan ms estragos es en la del dinero.

Lo que Kahneman descubri sobre la manera en la que tomamos decisiones cuando hay dinero de por medio fue clave.

Todo gira en torno a una diferencia crucial en la manera en la que respondemos cuando ganamos y perdemos, y a nuestra disposicin a arriesgarnos.

He aqu dos escenarios. En ambos hay US$20 en juego:

En el primero, le regalan a una persona un billete de US$10. Luego tiene que decidir cunto ms quiere ganar.

Puede escoger entre la opcin segura: que le regalen otros US$5 y ya; o puede arriesgarse y apostar a que una moneda cae en cara: si le atina, le darn US$10, si no, nada.

La mayora de gente a la que se le presentan estas opciones, eligen la segura, prefiriendo asegurarse los US$5.

El segundo caso, le entregan a una persona US$20. Esta vez la eleccin est entre devolver US$5 o apostar a la moneda. Si sale cara, no pierde nada, pero sale sello, pierde US$10.

En este caso, la mayora de la gente se arriesga.

A pesar de que el lgico y razonable sistema 2 probablemente podra darse cuenta de que en ambos escenarios el resultado es el mismo -quedarse con US$15 o arriesgarse y terminar con US$10 o US$20-, es muy perezoso.

En su lugar, el rpido sistema 1 hace un clculo aproximado y a este sistema, no le gusta perder.

En el corazn de todo esto est un sesgo conocido como la aversin a la prdida, que afecta muchas de nuestras decisiones financieras.

Kahneman not que sentimos el dolor de la prdida mucho ms que el placer de la ganancia.

Adems, cuando pensamos que estamos ganando, no nos arriesgamos, pero cuando enfrentamos prdidas, la verdad es que somos un poco insensatos.

Perder en grande

Esta aversin a la prdida no slo afecta a gente que hace apuestas casuales de US$5; puede afectar a cualquiera en cualquier momento, incluso a quienes trabajan en el complejo sistema de las altas finanzas, en el que se comercia con billones de dlares.

Hoy en da tenemos tanto la manera como el motivo para cometer graves errores, seala el psiclogo Hersh Shefrin, quien est empezando a abrirse un espacio en Wall Street.

Yo creo que la crisis financiera hizo que se entendiera que la gente es mucho ms vulnerable a los escollos psicolgicos de lo que se pensaba antes.

Entender esos escollos condujo a la creacin de una nueva rama de la Economa: economa conductual.

Bsicamente, la psicologa humana es demasiado defectuosa para pensar que podemos evitar una crisis, sentencia Shefrin, en conversacin con la BBC.

Una dificultad con la visin tradicional econmica es que tiende a asumir que todos tomamos decisiones racionales. La realidad parece ser muy diferente. Y fue por eso que Kahneman recibi el premio Nobel: no por Psicologa (no existe ese premio), sino por Economa.