las obsesiones, como dominarlas

Carlos Mora Vanegas

   
Ya debemos saber en donde se
manifiestan nuestras debilidades y fortalezas en nuestro comportamiento.
Debemos tener un autoconocimiento del manejo de nuestras emociones , de como
controlamos, manejamos nuestra energia, especificamente, saber  si somos obsesivos o no.

   Senala Wikipedia, que Obsesión proviene del término latín obsessĭo que
significa asedio. Se trata de una perturbación anímica producida por una idea
fija, que con tenaz persistencia asalta la mente. La obsesión tiene múltiples
facetas de expresión.

   Este pensamiento, sentimiento o tendencia
aparece en desacuerdo con el pensamiento consciente de la persona, pero
persiste más allá de los esfuerzos por librarse de él

definicionabc.com
al
respecto indica, que  la obsesión es un padecimiento típicamente
humano y que se caracteriza porque la mente se centra en algo o en alguien, quienes terminan por dominarla y dominar todos los
pensamientos que pasan por ella. Cuando hay algo o alguien que obsesiona
nuestra mente no se piensa en otra cosa o es realmente muy difícil que se lo
haga ya que esa obsesión domina y maneja todo lo que pasa por nuestra cabeza,
incluso, si se piensa en algo diferente, tarde o temprano, la mente lo
vinculará al objeto de obsesión.

   La fuente mencionada agrega ademas, que la
obsesión no es para nada algo bueno ni positivo para la vida de nadie, porque
claro, el tema o la persona que nos obsesiona se llevarán toda nuestra atención
y esto nos paralizará en la acción y en el desarrollo normal de nuestra vida.
Jamás una obsesión traerá consigo algo bueno para quien la padece sino muy por
el contrario, lo condicionará, lo limitará, entre otras consecuencias
negativas.

  Definicionabc.com recuerda ademas, que  la
obsesión aparece como una de las enfermedades más típicas y comunes que puede
sufrir el individuo, sin necesitar la presencia de la misma internación y
siendo mucho más frecuente que otras complicaciones psicológicas.
Podría describirse a la obsesión como la presencia recurrente de pensamientos
de tipo negativo que generan diferentes niveles de ansiedad y angustia en la
persona. Por lo general, la obsesión hace que una persona dedique gran parte de
su tiempo a ese tipo de pensamientos y termine (en casos extremos) mostrando
conductas socialmente peligrosas para sí mismo y para otros.

Cabe destacarse que la obsesión tiene variadas maneras
de manifestación y aunque normalmente se manifiesta en contra del
pensamiento consciente del individuo a éste le costará muchísimo resistirse a
ella, siendo ella la que termina triunfando a pesar del esfuerzo que haga la
persona por liberarse de ella.

  La fuente citada comenta  tambien, que 
la obsesión como una complicación psicológica puede hacerse presente de
diversas maneras y mientras que en muchos casos gran parte de la población
sufre de algún tipo de obsesión momentánea o pasajera, que podríamos calificar
como inofensivas, cuando esta pasa a ocupar un importante segmento de tiempo en
la vida de ese individuo estamos en presencia de un problema psicológico de
mayor gravedad y que puede desembocar en un triste final.

La obsesión puede volverse un peligro para la persona
que sufre estos pensamientos como para otras personas. Esto se hace claramente
visible cuando una persona se aísla de la sociedad y de sus contactos por
diferentes tipos de obsesiones, como también cuando transforma a terceros en
posibles amenazas y busca entonces eliminarlos. Las obsesiones pueden tener que
ver con angustias de tipo sexual, laboral, profesional, emocional, económicas y
muchas otras, siendo estas en realidad una pantalla para el tipo de personalidad obsesiva que una persona puede desarrollar.

Como liberarse de
las obsesiones?

Para librarte de las obsesiones y el
pensamiento obsesivo hay varias ideas fundamentales que debes tener en cuenta
senala motivacion.about.com que:

1. Tú y tu mente no sois la misma
cosa.

2. El trabajo de tu mente consiste
en generar todo tipo de ideas, algunas buenas, otras malas, algunas racionales,
otras irracionales, absurdas o sin sentido, y algunas aterradoras. Eso no
puedes controlarlo. Tú no decides que idea genera u no tu mente.

3. Tu trabajo consiste en quedarte
con las ideas que
merece la pena considerar y descartar aquellas que son absurdas.

Desafortunadamente se comenta, que
tu mente no siempre te deja hacer tu trabajo, porque por mucho que tú te
empeñes en no pensar en algo, tu mente se empeña con la misma fuerza en
presentarte esa idea una y otra vez, de manera que te ves atrapado en un tira y
afloja con tu propia mente que no te lleva más que a un estado de agotamiento,
estrés y frustración.

   Por su
parte, www.cepvi.com :  En primer lugar, cada vez que aparezca
ponle una etiqueta: preocupación absurda u obsesión irracional. El siguiente
paso será aceptar esos pensamientos, después controlarlos voluntariamente y,
por último, librarse de ellos.

   Especificamente explica la fuente
mencionada:

A. Acepta tu obsesión

  
Cuando estas ideas, imágenes o impulsos aparecen en tu mente te resultan
sumamente desagradables y quieres librarte de ellas, resistirte, luchar y
sacarlas de tu cabeza para siempre. Pero no puedes; es algo que escapa a tu
control y si no puedes controlarlo tampoco puedes eliminarlo. Pero, ¿cómo
controlar lo que parece incontrolable? Lo primero que tienes que hacer, aunque
resulte paradójico, es aceptarlo y no tratar de combatirlo. Deja que esos
pensamientos prosigan libremente. No los juzgues ni los analices. De este modo
los estás transformando en voluntarios, aumentando así tu dominio sobre ellos.

B. Controla tu obsesión

Una vez que estos pensamientos son
voluntarios puedes empezar a controlarlos. Para ello puedes hacer dos cosas:

1. Déjalo para más tarde

 
Si estás trabajando y empiezas a preocuparte con algo, posterga tu
preocupación para dentro de un rato, eligiendo una hora determinada para
obsesionarte. Pueden ser 5 minutos después, o una hora o incluso por la noche,
dependiendo de la severidad de tu problema y lo insistentes y frecuentes que
sean tus pensamientos obsesivos. Si has decidido dejarlo para cinco minutos
después, por ejemplo, trata de posponerlo de nuevo cuando hayan pasado esos
cinco minutos y así sucesivamente.

2. Cambia tu forma de preocuparte

  
Otra manera de adquirir mayor control sobre tu pensamiento es cambiando
la forma que tienes de responder a la obsesión. Para ello puedes hacer varias
cosas:

Anota tus pensamientos exactos en
una libreta cada vez que aparezcan, incluso si aparecen unos minutos después de
haberlos anotado y tienes que volver a escribir lo mismo una y otra vez.

 
Cambia la situación. Si tu obsesión o preocupación consiste en una
imagen mental, trata de modificar esa imagen. Por ejemplo, si consiste en ver
tu casa ardiendo, ponle un marco a esa imagen y luego imagina que dicho marco
se encoge poco a poco hasta ser demasiado pequeño como para distinguir lo que
hay en su interior. Si tu pensamiento obsesivo consiste en imaginar que golpeas
a alguien con un martillo, transfórmalo en un enorme martillo de goma espuma
incapaz de hacer daño a nadie.

 
Canta tu obsesión: elige una música alegre y canta: “me van a
despedir”, “no llegaré a fin de mes”, o cualquier frase que
resuma tu preocupación. Esto hará que disminuya tu ansiedad, ya que el hecho de
cantar es incompatible con ella y te ayudará a distanciarte de esas emociones
desagradables. Cuando te sientas mejor deja de cantar y centra tu atención en
otra cosa.

Definitivamente,
librarte de
las obsesiones y el pensamiento obsesivo  es necesario , considera indica forumclinic.cat/:

1. Tú y tu
mente no sois la misma cosa.

2. El
trabajo de tu mente consiste en generar todo tipo de ideas, algunas buenas,
otras malas, algunas racionales, otras irracionales, absurdas o sin sentido, y
algunas aterradoras. Eso no puedes controlarlo. Tú no decides que idea genera u
no tu mente.

3. Tu trabajo consiste en quedarte con las ideas que
merece la pena considerar y descartar aquellas que son absurdas.

Por desgracia, tu mente no siempre te deja hacer tu
trabajo, porque por mucho que tú te empeñes en no pensar en algo, tu mente se
empeña con la misma fuerza en presentarte esa idea una y otra vez, de manera
que te ves atrapado en un tira y afloja con tu propia mente que no te lleva más
que a un estado de agotamiento, estrés y frustración.

 Fuentes citadas.

 Docente de postgrado Faces, UC

carmorvane@gmail.com