¿planificas o dejas los resultados de tu negocio al azar?

Concepción Sanjerónimo

Confieso que hasta hace poco podría considerarme de los del segundo grupo, de los que no llevan un control de su negocio. O lo que es lo mismo, de los que van al día, apagando fuegos y, porque no decirlo, un poco a la deriva.

Sí, siento que si estás en esta situación tengas que enterarte de esta forma que no andas en el buen camino, pero mejor darte cuenta cuanto antes para que puedas tomar las medidas oportunas, ¿no crees?

Por lo tanto, en este artículo quiero resumirte porqué es tan vital que comiences a planificar tu negocio de forma efectiva cuando comienzas con tu emprendimiento, si quieres llegar a los resultados que buscas, y darte unos consejos para que puedas hacerlo desde hoy mismo.

¿Estás listo?

Sin planificación tu negocio está destinado a fracasar

Imagínate por un segundo que todos los días tienes que hacer un trayecto de 20 kilómetros para ir de tu casa a la fábrica, a la oficina o al colegio de tus hijos.

El primer día te lleva 30 minutos llegar a tu destino.

El segundo día cuando arrancas tu coche para ponerte en marcha… oh, oh, no recuerdas cómo llegaste ayer a tu destino. Así que lo intentas de nuevo por otro camino y acabas tardando 45 minutos.

El tercer día, casi te enfadas contigo mismo. “¿Cómo es posible que ya hayas hecho ese mismo trayecto dos días seguidos y no recuerdes por donde se va?” piensas.

Al final en esta ocasión, el tercer camino te lleva a tu destino en 20 minutos. Pero día tras día te ocurre de nuevo lo mismo y tienes que improvisar el camino.

Lo que va a ocurrirte será:

Que no puedes predecir cuanto tiempo va a llevarte llegar a tu destino y por tanto no vas a organizarte bien.Que no vas a poder optimizar el trayecto y saber cuál te conviene en cada momento.

Quizá aunque puedas pensar que el más corto es el mejor, en el trayecto de 30 minutos pasas cerca de un supermercado en el que podrías aprovechar para hacer la compra el día que lo necesites.

¿Ves similitudes con tu negocio si no cuentas con la herramienta necesaria?

La planificación: el GPS de tu negocio

¿Qué sucedería en el caso anterior si utilizases un GPS que te marcase la ruta correcta en cada ocasión? La vida se simplificaría, ¿no crees? En tu negocio va a ocurrir lo mismo.

Si hasta ahora no has llevado una buena planificación, ni un registro de las actividades que realizas,¿cómo has hecho para medir tus resultados y el retorno de cada una de las acciones? Mejor no me contestes, porque creo que no me va a gustar la respuesta.

Planificar parece un asunto tedioso y complejo, es más, piensas que con todas las tareas que ya tienes, no tienes tiempo para una más. Sin embargo, en realidad, es justo al contrario: si planificas vas a tener más control sobre tu tiempo y sobre tus resultados. Vas a poder optimizar el tiempo que dedicas a cada tarea. Y, además, por cada actividad vas a poder analizar el resultado real para tu negocio.

De este modo, tendrás la posibilidad de ir ajustando aquellas tareas que te convengan, mejorar otras que aunque dan resultados no son los esperados y de hecho, eliminarás otras que no están incidiendo de ninguna forma en tu negocio y sus resultados y, por lo tanto, son una pérdida de tiempo.

¿Por dónde empiezo a planificar mi negocio?

Muy posiblemente estés pensando algo así como, “Ok, lo tengo claro. Pero, ¿cómo organizo yo ahora mi negocio?”

Para empezar te recomiendo empezar por áreas pequeñas o más sencillas. Escoge, por ejemplo, la próxima campaña que quieres lanzar como motivo de un nuevo lanzamiento, o para anunciar un evento que estás organizando. Ni siquiera te digo que empieces por todo el evento o el lanzamiento. Sólo que trates de planificar las acciones de promoción que vas a llevar a cabo.

Para ello, primero tienes que determinar las acciones que vas a llevar a cabo, por ejemplo, publicidad pagada en Facebook o un anuncio de televisión, y tiramos la casa por la ventana.

Después tienes que establecer los objetivos que quieres alcanzar con cada una de esas acciones y que te ayuden a cumplir con el objetivo general de celebrar ese evento o lanzar ese nuevo producto o servicio.

Ten en cuenta también planificar el presupuesto para tener un control y después comparar los resultados obtenidos con el dinero invertido para calcular la rentabilidad. Así sabrás si te merece o no la pena volver a llevar a cabo las acciones anteriores de nuevo.

Y, por último, pues tendrás que organizar todas esas acciones o tareas en el tiempo y ponerles fecha.

Esta es una forma de planificar muy básica y muy sencilla. Pero, si estos cuatro pasos ya se te hacen un mundo, trata de imaginar cómo va a ser cuando tengas que planificar cada área de tu negocio de la misma forma.

Es muy normal que si estás comenzando tu negocio online te abrumes, pero créeme que la planificación es la diferencia para conseguir tus resultados de forma más rápida.

Por eso, si quieres acortar tu curva de aprendizaje, puedes buscar ayuda de alguien que pueda ayudarte con las pautas que necesitas para saber bien cómo organizar los distintos aspectos de tu negocio.

Al fin y al cabo, o inviertes tiempo o dinero. Y el tiempo es oro, no lo olvides. Esa decisión es sólo tuya.

Aún así, ahora ya tienes los aspectos clave ara que puedas probar por ti mismo y ver qué tal te funciona. En cuanto veas las diferencias de trabajar de este modo, a hacerlo tal y como lo has venido haciendo hasta ahora, no te vas a creer cómo no lo habías implementado antes en tu negocio.

Ponte manos a la obra, haz unas pruebas y cuéntame los resultados.

¿Crees que lo que le está faltando a tu negocio es falta de planificación?

Autora Concepción Sanjerónimo

A %d blogueros les gusta esto: