recursos humanos: comprender a los demas

Jenny Moix

Y si, al contrario de lo que pensamos, no tuviramos tanta empata ni supiramos ponernos en el lugar del otro? Queremos ayudar a los dems, pero sabemos hacerlo?

Cuando era estudiante de psicologa, uno de mis ms queridos profesores nos aconsej a los alumnos algo que me qued grabado: Cuando una persona os explique sus problemas, no le digis: No te preocupes. sas son las palabras ms absurdas que podis pronunciar.

Nadie puede aportar una buena solucin a un problema que no ha entendido. Es mejor escuchar antes de aconsejar

No te preocupes. Qu pretendemos conseguir con esa frase? Lo paradjico del asunto es que esa expresin est cargada de nuestras mejores intenciones. No queremos que la persona que tenemos delante sufra y nos encantara poder consolarla. Deseamos entender y ayudar a los dems, pero sabemos hacerlo?

En muchas ocasiones creemos que tenemos mucha empata y que sabemos ponernos en el lugar del otro. Lamentablemente, no siempre es as y, por eso, podemos incluso llegar a empeorar la situacin. Imaginemos que una amiga nos cuenta que est fatal porque ha preparado una cena para sus familiares con mucha ilusin y finalmente la comida se ha quemado. Nosotros podemos encontrarlo una tontera. Nos ponemos en su lugar y pensamos que el suceso podra haberse convertido en una divertida ancdota para contar.

Esta hipottica situacin nos muestra que a veces nos ponemos en el lugar del otro, pero con nuestra forma de pensar! Slo somos capaces de imaginarnos a nosotros mismos viviendo esa situacin, pero no sintiendo lo mismo que la otra persona. Quiz su terrible desazn la hemos sufrido cuando un proyecto laboral se ha ido a pique. O, en general, cuando alguna de nuestras ilusiones se ha visto frustrada. As que lo que deberamos hacer es recordar en qu momentos hemos vivido una emocin similar y ponernos en el lugar de nuestra amiga con el corazn y no desde nuestros esquemas mentales.

Aunque normalmente se entiende la empata como la capacidad de ponerse en la piel del otro, no es exactamente eso. De hecho, tcnicamente se define como la capacidad de sentir, imaginar o experimentar las emociones o estados de nimo de otra persona. Intentemos pues ponernos en la emocin del otro y no slo en su situacin.

Deberamos esforzarnos para desarrollar la empata. sta constituye una de las habilidades esenciales de la inteligencia emocional que Goleman demostr, a travs de muchos estudios, cmo incida en la felicidad. Incluso Howard Gardner, el cual defiende que poseemos ocho tipos de inteligencias en lugar de una, apunta a la empata como una de ellas; la denomina: inteligencia interpersonal.

Uno de los puntos esenciales para desarrollar la empata consiste en aprender a escuchar. Veamos cuatro aspectos a tener en cuenta:

1. Cuidado con los consejos

Quien no haya sufrido lo que yo, que no me d consejos (Sfocles)

Estamos contando nuestro problema a alguien y cuando acabamos, o incluso antes, ya nos aconseja lo que debemos hacer. Antes de exponer aquello que nos afecta, probablemente hemos estado varias noches sin dormir, le hemos dado mil vueltas y todava no sabemos cmo saldremos de la situacin. Y la otra persona, zas! En cuatro segundos ya tiene la solucin. En ocasiones, la persona que aconseja est tan convencida de que su idea es acertada que incluso, aunque le aseguremos que ya la hemos aplicado, insistir. Consejo: Lo que tendras que hacer es hablar con l. Repuesta: Claro que he hablado con l, si no hago otra cosa!. Repeticin del consejo: Es que no has hablado suficiente.

Al tratar con alguien a quien queremos ayudar a resolver su problema, no olvidemos que habr pensado mucho sobre cmo solucionarlo y que probablemente habr emprendido varios caminos para lograrlo. Antes de sugerir soluciones, debemos preguntar sobre las posibilidades que se han barajado y los intentos de reparacin emprendidos. Quiz nos sorprendamos y simplemente preguntando, la otra persona vea aspectos que antes no haba tenido en cuenta y la solucin se desprenda sola. Y sobre todo, recordemos que desde fuera todo se ve muy sencillo, pero por dentro no lo es tanto. Si lo fuera, nuestro interlocutor ya habra llegado a ella.

Convendremos que nadie puede aportar una buena solucin a un problema que no ha entendido. Por ello, primero deberamos entender y luego procurar que el otro se sienta comprendido. Si no es as, nuestro consejo caer en saco roto. Nunca se sigue un consejo de alguien que no parece haber entendido la situacin. As que, no nos precipitemos en aconsejar, mejor escuchar y preguntar mucho antes de hacerlo.

No olvidemos dos puntos obvios. No sabemos si nuestro consejo ser correcto, hemos de sugerirlo con precaucin. Y segundo: los consejos no son rdenes, la otra persona tiene toda la libertad del mundo para no seguirlos.

Y tengamos muy en cuenta que, en muchas ocasiones, simplemente debemos abstenernos de aconsejar. Nuestro interlocutor quiz slo quiere ser escuchado y comprendido.

2. Evitemos juzgar

Si de veras llegsemos a poder comprender, ya no podramos juzgar (Andr Malraux)

Juzgar es un acto casi automtico. Si alguien nos cuenta el trance que est sufriendo, nuestro cerebro extrae conclusiones rpidas que suelen ser dicotmicas, con pocos matices, del tipo: ha actuado mal o ha actuado bien. Por suerte, con ms tiempo solemos matizar, pero nuestra mente tiene estos arranques.
Cuando alguien nos describa alguna situacin dura por la que est atravesando, agradecer que nos pongamos en su nivel y que no la juzguemos. Algunas veces podemos pensar: Yo no hubiera cometido estos errores. Es una actitud muy humana, necesitamos creer que somos menos vulnerables que los dems. Si tenemos esas ideas, la otra persona lo notar aunque no las verbalicemos. Frenar nuestros impulsos de juzgar y ser humildes ayudar a que los dems se sientan ms cmodos y entendidos.

3. No relativicemos el problema del otro

Quieres que sienta dolor por nios que mueren de hambre? Yo siento dolor por ellos. Quieres que proteste contra las guerras que siguen en las montaas? Yo protesto. Pero el corazn tiene sus dolores privados: ni siquiera todas las grandes causas buenas de este mundo pueden impedir que llore por un amor perdido
(Arnold Wesker, The four seasons)

Ante un amigo que comparte sus tristezas, podemos caer en la trampa de intentar que relativice: Hay gente que est peor que t. Probablemente ya lo sabe, pero eso no le consuela. Incluso puede sentirse culpable por sentirse mal sabiendo que existen seres humanos que se encuentran muchsimo peor. Mejor ser que permitamos a nuestro amigo que se queje y explote. A veces intentar relativizar es contraproducente.

4. Resumiendo: simplemente debemos comprender

En tu relacin con cualquier persona, pierdes mucho si no te tomas el tiempo necesario para comprenderla (Rob Goldston )

La comprensin es un blsamo muy potente. Las personas con las que ms a gusto nos encontramos son las que nos comprenden. Si queremos que los dems se sientan cmodos y comprendidos por nosotros, simplemente escuchemos sin juzgar; no aconsejemos con tanta facilidad; permitamos cualquier emocin sin intentar relativizarla; y pongmonos no slo en su piel, sino sobre todo en su corazn. Preguntmonos: en estos momentos, quin necesita nuestra comprensin?

25 Oct 2009

La Dra. Jenny Moix es profesora titular de la Facultad de Psicologa de la Universidad Autnoma de Barcelona, miembro del Grupo de Investigacin en Estrs y Salud de esta misma institucin

Fuente Comunidad de Pensamiento Imaginactivo