.sistema y gerencia, equilibra y obten resultados

altonivel.com.mx

Ante la dinmica y agresividad de los mercados, las empresas buscan contar con herramientas, metodologas y sistemas que les permitan hacer eficientes sus procesos internos y satisfacer las necesidades de sus clientes, sin embargo, con demasiada frecuencia los resultados de su implantacin, no son los esperados.

Al hacer el anlisis de las causas, en la mayora de los casos encontramos una constante: en elproceso de implantacin se toma como dado el hecho de que las personas llevarn a cabo los cambios que se necesitan para que los sistemas funcionen.

Pero debido la abundante oferta de propuestas de solucin que existen en el mercado, con frecuencia las empresas realizan mltiples intentos para encontrar EL SISTEMA que lograr hacer ms eficiente a la organizacin; y en este proceso se invierte una gran cantidad de recursos: tiempo de anlisis, presentaciones, pruebas, negociaciones Sin embargo, una vez instalados, los sistemas aparentemente no cumplen con las expectativas iniciales.

Ante esa situacion, se tiende a tomar la decisin equivocada: buscar un nuevo sistema que, ahora s, resuelva los problemas.

La realidad es que, en mayor o menor medida los sistemas y herramientas a que las empresas tienen acceso hoy en da son las mismas que se utilizan en cualquier parte del mundo y muchas de ellas tienen un xito ms que comprobado, lo que hace la diferencia entre el xito o fracaso de los mismos es el proceso de implantacin y el manejo del proceso de cambio en la empresa.

Por desgracia, en nuestro pas, es frecuente encontrarse con los casos ya mencionados. Organizaciones que, en su momento, han desembolsado cantidades importantes de dinero para adquirir programas u otro tipo de herramientas y que, cuando uno pregunta por su funcionalidadresulta que esta es limitada y que dichos sistemas son subutilizados.

Uno de los errores fundamentales al momento de adquirir una nueva metodologa, es suponer que la misma sustituir procesos que son esencialmente gerenciales, as, cuando se decide la implantacin de un esquema de incentivos, se pretende que por s mismo promueva la eficiencia o los mejores resultados, olvidando que, para que esto suceda, es necesario realizar la tarea gerencial:

Diagnosticar el entorno para definir si es el mejor momento para establecerlo.
Involucrar a distintas partes en su desarrollo.
Desarrollar los materiales de apoyo para su comprensin.
Planear la forma en que se comunicar.

Todo esto no forma parte en s mismo del sistema, pero de ello depende su xito.

El problema no est en los sistemas que se adquieren, sino en la gestin de los mismos; los responsables de llevar a cabo el proceso de implantacin, deben entender que hasta ahora (por fortuna) los sistemas no pueden reemplazar la capacidad gerencial. Igualmente, los gerentesdeben entender que los sistemas se adquieren para facilitar o agilizar procesos no para sustituir la gestin.