somos energía

Camova
Se debe estar plenamente identificado en nuestro paso por esta dimension, que somos energia, que debemos saberla administrar, estar atento en su uso, alcance, repercusiones, en todo lo que ello involucra y mas, en nuerstro contacto, interrelacion con otras identidades, entorno en donde nos desenvolvemos.
Muchas enfermedades se dan por no saber administrar nuestas emociones, especificamente nuestra energia, de ahi su importancia de estar atento en su uso. 
Al respecto ,sabiduriadelcorazon.org comenta, que llegar a percibir nuestra energía es una forma de irnos conociendo mejor, de reactivar nuestro poder y de despertar y agudizar nuestros sentidos

Quizá no sea novedoso afirmar que «Nosotros somos energía», pero si buscamos en esta definición su sentido más universal, veremos que energía es para los Maestros amor y somos eso. Así que es el momento de reconocer que cuando decimos que somos energía es porque somos amor.

Además, cuando empecemos a reconocer nuestra propia energía nos vamos a reconocer a nosotros mismos. Pero no sólo nosotros somos energía, todo lo que nos rodea es energía en diferentes manifestaciones y todos tenemos la capacidad de poder verla.

Por ejemplo, algunos habrán oído hablar del aura, que no es más que la energía que tenemos todos los seres del universo y que debemos aprender a sentir y algún día a distinguir.
Definitivamente es muy significativo la advertencia que la fuente de informacion citada indica. que debemos reconocer nuestra energia.
Senala que es importante reconocer la energía que tenemos en nuestro cuerpo físico y en el espiritual, aunque no la veamos, ya que al intentar percibirla es cuando empezamos a activarla en nuestro ser.

En ese momento se empiezan a prender todos nuestros sentidos, la mente, el corazón. Es un despertar, e incluso empezamos a tener más poder, a sentirnos mejor en todos los aspectos, a sentir más, a oír mejor, a ver mejor. Es un cambio muy grande.

Un ejercicio diario que es muy sencillo y que nos ayuda a empezar a reconocerla es:

– Frotar nuestras manos una contra la otra para abrir los canales de energía.

– Pedir energía del cosmos, tomarla con las manos y conjugarla con la nuestra.

– Para hacerlo debemos de pasar las manos por todo el cuerpo, es como ir recogiendo nuestra energía para unirla con la del universo.

– Una vez que sintamos que son una sola, la podemos hasta programar y reenviarla al universo dirigiéndola hacia donde más se necesite en ese momento.

En este ejercicio se puede tomar la energía del plexo solar, que es un centro lleno de energía del cual podemos manejar y sacarla.

Al hacerlo la enviamos, pero debemos tener cuidado cuando se saca, porque es sagrada, se tiene que liberar con un propósito, por ejemplo, para ayuda de las personas que la necesiten.

Es vital también que al hacerlo pidamos la guía de nuestro corazón y la protección de nuestro ángel, ya que ambos nos irán llevando por donde tenemos que ir.
*Fuente citada.

A %d blogueros les gusta esto: