vision del lider espiritual

Hace años que en las elitistas escuelas de ingenieros francesas se incorporaron programas para humanizar los estudios y …a los alumnos. La cuestión era clara, los ingenieros salían capacitados en el ámbito técnico, se les ponía en puestos directivos de responsabilidad i fracasaban. Este fracaso era debido ala falta de recursos y habilidades en lo que el Dr. Goleman llamó la inteligencia emocional.

Lo que se le pide a un directivo es múltiple, pero está ligado indisolublemente a su personalidad. El modelo de empresa que vea a sus líderes como técnicos de alto nivel y los lleva a vivir tan solo este aspecto de su personalidad, está cada vez más abocado al fracaso.

A la consulta me han llegado durante años personas con cargos importantes que se sienten en crisis de sentido, solo, terriblemente estresados, aislados de su entorno tanto laboral como personal. El camino con ellos era y sigue siendo el mismo… acompañarlos a redescubrir sus valores profundos, reconectarse con ellos mismos, con sus ilusiones… y a bajar el nivel de estrés.

No nos podemos permitir un modelo de empresa que esté dirigido por personas que no están bien con sigo mismas. Un directivo que no puede sentirse tranquilo, interiormente tranquilo, está haciendo un esfuerzo muy grande para mantenerse y corre el riesgo de romperse. Esto implica un coste muy elevado. También implica mucho sufrimiento, en primer lugar para la propia persona y muchas veces para los equipos, que deben soportar situaciones emocionalmente difíciles de gestionar, debido a un liderazgo ineficaz o demasiado crispado, que acaba siendo lo mismo.

Se busca estar al día en las innovaciones, en las nuevas tecnologías o se busca cuidar el cuerpo…pero hay que aprender también a cuidar el espíritu, hay que cuidar de la persona global. Especialmente de los líderes porque ellos imprimen un carácter a los equipos,un clima laboral y social en la empresa.
Hoy en día las técnicas extraídas de la meditación y validadas científicamente, aportan unas herramientas imprescindibles al liderazgo. Aportan gestión de estrés, que no relajación, aportan valores y ética, es decir, tranquilidad interior para hacer el trabajo bien hecho.

¿Qué mejor que crear empresas con valor social y económico donde se pueda liderar sin perder el alma?

Laia Monserrat
www.presenciazen.com

Etiquetas: 

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: